Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

sábado, 12 de diciembre de 2009

Llámame por mi nombre



Capturada en el país de tus sueños
en las páginas de tu libro de poemas
arrancas mi corazón del pecho
en cada verso, en cada suspiro, en cada mirada.
Tu ausencia me asesina, me hace mal
me roba el aire, el pensamiento
Se me hunde el alma cuando no estás
y parece que no lo entiendes.
Y así día a día siento evaporar mi razón
cada vez que nos encontramos
en ese espacio solo nuestro
donde el tiempo se detiene y
la pasión anida y se prodiga en besos
¿Dices que escribes mi nombre
en el libro de tu vida?
No es preciso,
mi amor no tiene nombre
Dime que nombre le diste
a lo que no se mide, porque es infinito
No tiene peso, porque es etéreo, vuela,
ni se enfría porque arde en el deseo.
Recuérdame mi nombre
porque ya perdí memoria de quien soy
de quien fui, e incierto es mi futuro
y hace tiempo que mi mente
vive a tu lado, pegada a tu recuerdo.
Sedienta de tu presencia
en harapos sin tus versos
temerosa del destino
solo tranquila en tus besos
buscando un espacio en tu corazón
y un hueco en tu escaso tiempo.
Un solo minuto en tu día
Es tiempo eterno en mi tiempo.
Ya todo me quitaste,
el hoy, mi memoria, mis convicciones.
Llámame por mi nombre
y dime en que lugar estoy.


1 comentario:

  1. Es tristísima la ausencia cuando se ama tanto...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar