Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

jueves, 15 de mayo de 2014

Y colorín colorado




Adios.-





La violencia perversa

Las personas a lo largo de nuestras vidas vamos creando y manteniendo relaciones que nos resultan estimulantes, ya que nos incitan a dar lo mejor de nosotros mismos, pero también podemos llegar a mantener otro tipo de relaciones que nos desgastan, haciéndonos estar en una situación de tensión constante, pudiendo llegar a destrozarnos.
La violencia perversa, maltrato psicológico o acoso moral puede llegar a hacer pedazos a una persona, produciendo un asesinato psicológico en toda regla.

¿Cómo ocurre?

El proceso de violencia perversa se caracteriza por ser complejo, ya que es enmascarado, íntimo y cerrado. Es como si fuera una violencia “limpia” porque nadie ve nada, solo las víctimas identifican las huellas de las insinuaciones que lleva a cabo el agresor, el cual prefiere destruir indirectamente, o que la víctima con el paso del tiempo lo consiga sola.
La hostilidad se encuentra presente constantemente, tras la apariencia de pequeños toques diarios o semanales, durante meses e incluso años, a través de un tono frío, que la víctima reconoce sin equivocarse. Y si ésta responde a la provocación con una subida de tono, si hay gente alrededor, les parecerá como la agresiva, aprovechando en este momento el agresor para adoptar su posición de víctima. Pero si la víctima planta cara al dominio, la estrategia perversa se revela con total claridad, aunque ésta se arriesgue a ser odiada.
Aparece así una fase de odio del agresor hacia su víctima porque ésta reacciona intentando establecer unos límites, y en mayor medida su libertad. Así cuando la víctima es capaz de expresar aquello que siente, el agresor lo que quiere es hacerla callar. Escudándose éste en una armadura de sarcasmos con armas como los golpes bajos y ofensas para protegerse de lo que más teme: la comunicación.
Cuanto más se expone la víctima, más la atacará y más sufrirá. Y si muestra sus debilidades, el perverso las explotará inmediatamente.
En la relación perversa no se trata de que el amor se convierte con el paso del tiempo en odio, sino de una envidia que se transforma en odio, o incluso como muchos autores expresan, un odio al amor. Se produce en primer lugar, una falta de amor que se oculta tras el deseo, pero no de un deseo de la persona en sí misma sino de lo que tiene de más y el agresor quiere hacer suyo, habiendo en segundo lugar un odio oculto, acompañado de la frustración cuando no obtiene del otro tanto como desea.
Así, para el perverso todo lo que no funciona es culpa de los demás, que se han unido contra él. Es capaz de recurrir al fenómeno de la proyección, a través del cual su odio es proporcional al odio que imagina en su víctima, atribuyéndole una intencionalidad malvada, anticipándose agrediendo él en primer lugar.

¿Cómo se ejerce?

Los perversos o agresores intentan atraer a los demás hacia su propio nivel o registro para conducirlos luego a pervertir las reglas, siendo el mayor fracaso el no conseguir atraer a los demás a su registro de violencia. Por lo tanto, será la única manera de atajar la propagación de este proceso.
La violencia perversa es fría y verbal, construida a través de las denigraciones, insinuaciones hostiles, señales de condescendencia y ofensas. Las amenazas son siempre indirectas. Se trata de una agresión continua y perpetua, donde cada ofensa es un eco de las anteriores.
Como dijimos al comienzo, es una violencia “limpia”, donde no se ve nada o casi nada, constituyendo algo así como un crimen perfecto. El agresor en su fase de dominio trata de inhibir el pensamiento de su víctima, provocando posteriormente sentimientos, actos y reacciones mediante mecanismos de exhortación. Y es así, como la víctima se encuentra frente a alguien que lo paraliza todo, sintiéndose acorralada y en la obligación de actuar, que hará tan solo mediante un arranque violento en busca de su libertad.
La víctima si reacciona aparecerá como la creadora del conflicto pero si no lo hace, contribuirá a su destrucción continua. Ésta con el fin de encontrar una salida puede caer en la tentación de comunicarse mediante manipulaciones y silencios también, volviéndose la relación equívoca a veces.
Desligarse es un proceso complejo que la mayoría de las veces necesitará ayuda tanto de su entorno más cercano como profesional, pues tras haberse instaurado y mantenido la víctima bajo la dictadura del miedo y la humillación, habrá que reestructurar los pensamientos y las emociones.

-La mente es maravillosa-

Curro el toro de casta

Hace unos cuatro años escribí este cuento sobre un toro que se creía el rey del mundo y cuyo propio ego no le dejaba ver la realidad.  Vivía feliz en su mundo y rechazaba a todo aquel que le pusiera el espejo de la verdad en su cara,  ya fueran amigos o su Lucera.  Generalmente quienes te disgustan con la verdad suelen ser las personas que mas te quieren, pero para quien vive subido en un pedestal no era agradable que nadie le advirtiera de lo que se le venía encima, le molestaba que alguien le conociera mas que si le hubiera parido, que supiera de sus debilidades y sus defectos y sobretodo le molestaba su intuición casi infalible y esa forma de mirarle fijamente y de frente.  Cuando los hechos se precipitaron sobre él ya era demasiado tarde. 
La verdad,  jamás he escrito ninguna historia sobre toros, ni siquiera el cuento de Curro habla de un toro. 
Hoy cierro un ciclo muy importante de mi vida y probablemente  con él cierre este blog que está inspirado en un héroe que aun caído del pedestal,  siempre ocupó, ocupa y ocupará, a pesar de mi misma, uno de los lugares mas importantes dentro de mi corazón.

Esta es la historia de Curro el toro de casta


Se llamaba Curro
Nació libre en el campo, arropado por el cariño de su madre y de varias reses que se encontraban en la dehesa.
Creció sin miedo, sintiéndose alguien importante y respetado. Su madre le educó en el honor y el orgullo que todo toro de lidia debe tener.
Su porte era altivo, seguro y paseaba su casta por doquier, pues le hicieron creer que era una estrella del universo.
Se hizo mayor y bravío, creía saber todo sobre ese mundo que se reducía a una gran parcela de campo del mayorazgo. Su mundo se limitaba a ese territorio y a pocas personas cercanas en las que confiaba porque le dispensaban todo lujo de cuidados. Parecía que fuera de su dominio no existía otro mundo.
Tenía su vida confiadamente entregada al mayoral y su cuadrilla que le regalaban los oídos y eso le hacía sentir muy bien.
A menudo el mayoral, quien le había protegido y cuidado desde que nació se daba un paseo y Curro podía escucharle hablar con los otros jinetes de lo orgulloso que se sentía de él, de la buena crianza que le había dado y el excelente ejemplar en el que se había convertido.
Para perpetuar la prole que debía engendrar no servía cualquier vaca, tenía que ser una vaca de buena estirpe, no se nos fuera a torcer la línea sucesoria y esa magnífica genética.
Curro fue creciendo en la inopia,en la creencia del que se siente querido y se convirtió en un semental espléndido. Casi sin darse cuenta se había convertido en un perfecto astado de Miura que se creía el ombligo del mundo.
Tenía reservada solo para el una gran parte de la dehesa donde era feliz, comía verdes pastos y gozaba del favor de varias vacas siempre dispuestas a aparearse con tan digno macho.
Un día apareció por el camino contiguo al campo un camión. Se detuvo en el portón y bajaron a una vaca que soltaron en su territorio.
Ella se llamaba Lucera. No era como las demás. Al cruzar una corta mirada hizo balancear el badajo del cencerro de Lucera y algo ocurrió entre ellos dos. Algo que cambiaría sus vidas y sus conceptos.
Lucera se convirtió en la favorita de Curro, pero no era como las otras vacas. Mantenían largas charlas mientras recorrían la dehesa en las cálidas noches de verano. Era mas que sexo, mas que perpetuación de una especie, sentían inquietudes y algo se agitaba en sus estómagos cuando se rozaban al caminar. Lucera venía de otra ganadería, de un mundo mas real que el de Curro, sabía de las cosas terrenales, de la ternura, del dolor y el siempre vivió entre algodones, en un mundo acotado por lo que le dejaban ver, sin sinsabores, sin emociones. Lucera era tan asertiva que a veces conseguía asustarle.
Curro no podía creer lo que Lucera le contaba del mundo, de lo que les hacen a los toros de su casta.
Le contaba que lo estaban agasajando y criando para después machacarlo en una plaza de toros de la mas vil de las formas y el se negaba a abrir los ojos. Estaba enredado en una dulce trampa.
Ella sabía que los días de Curro estaban contados, que lo habían criado y mimado para un cruel fin y así llegó el momento de mirar de frente a la realidad y sacar de la inopia a Curro
Curro no quiso creerla, no era posible que el mayoral que lo había malcriado desde su nacimiento maquinara un final tan horroroso para él. Se fue airado mientras le gritaba que veía fantasmas y que se alejara de él.
Lucera lloraba y le pedía que huyera de la dehesa, que derribara la cerca y marcharan los dos lejos de allí, lejos de aquellas gentes que solo sentían un cariño interesado por él.
¿Quien sabe que habría al otro lado?, quizás podrían encontrar un lugar donde vivir en libertad como tantas veces habían soñado, donde la vida quizás no sería tan regalada pero nadie podría torturarles y finalmente destruirles.
El no quiso escucharla y como la realidad que le presentaba no le era favorable se alejó de ella. Le pudo mas el prestigio y la comodidad que el amor y la libertad.
Sus vidas transcurrieron en el silencio, se miraban con un guiño rápido, sin hablarse y así pasó el tiempo y la distancia y el silencio se adueñaron del prado.
Transcurrieron algunos meses y un día llegó un camión y el mayoral con su cuadrilla a caballo. Abrieron el portón y se dirigieron hacia él. A Curro le gustaban las visitas del mayoral, le elogiaba siempre y su ego crecía hasta las nubes. Movió el rabo alegremente.
Con las picas lo fueron conduciendo al portón hasta que lo subieron al camión. Curro no entendía lo que pasaba.
Lucera y las otras vacas mujían tristemente, todas sabían lo que esperaba a Curro.
El, dentro de la caja del camión gritaba desesperado, pero nadie, ni siquiera Lucera podía hacer nada por salvarle.
¿Donde me lleváis? ¡quiero quedarme en mi dehesa!. ¿Mayoral que ocurre? ¿Por qué me abandonas?
Las palabras de Lucera resonaban en su cabeza una y otra vez y empezó a sentir ese sabor de la desilusión en su boca, ese dolor en el estómago que se siente cuando el mundo se te viene abajo, cuando descubres la verdad.
Fueron horas de tránsito por la carretera, en la caja del camión, el sol ardía ferozmente y se balanceaba bruscamente de un lado a otro del estrecho cajón golpeándose los cuernos. Por fin el camión se detuvo.
El no quería bajar, quería volver a su cortijo, pero le obligaron a salir de malas maneras. Estaba indignado.
¡Un animal de tan noble casta tratado a empujones, que desfachatez!
Pero sentía mas miedo que enojo. Su vida había sido una gran mentira y ahora le apartaban de cuanto quería.
Llegaron unos hombres. Todos hablaban del excelente animal que era, de su porte, de su casta bravía. Uno de ellos empezó a toquetearlo y a hablarle suavemente, le tranquilizó.
Curro por unos momentos recuperó la confianza e inocente pensó: ellos saben de mi estirpe, de mi gran valor y empezó a tranquilizarse.
Seguro que pronto lo conducirían a un nuevo prado, con lindas vacas que harían de su vida una delicia.
No hacía mas que llegar gente a verle y cada vez se sentía mas incómodo en aquel cuchitril. Le tocaban los cuernos y no paraban de hablar de él.
Recordaba la dehesa, recordaba a su vaca Lucera que tanto le amaba, recordó el amor de su madre, el orgullo que sentía por él el mayoral, las verdes praderas, el agua fresca de los riachuelos, el sol que doraba su azabache pelo.
Sonaron clarines. Curro se preguntaba que era ese extraño sonido. Los pasodobles y el griterío llegaban alternándose a sus oídos. Le embargó una gran incertidumbre. Esa música le daba miedo.
Le empujaron por un corredor estrecho a fuerza de palos y el terror se adueñaba de el.
Corría muerto de miedo y así, casi sin darse cuenta salió a un gran círculo. No conseguía ver con claridad, se sentía aturdido. Sonaba la música, la gente le gritaba y en la arena frente a él un extraño hombre con traje de alegres colores le hacía señas con una tela púrpura.
Quizás el pudiera explicarle que ocurría, por qué estaba allí, en que momento alguien decidió cambiar su vida llena de lindas promesas en los campos.
La música cesó.Corrió hacia el capote varias veces. Intentaba alcanzar al hombre, pero lo burlaba una y otra vez. Un pase tras otro. Le engañaba constantemente, era inalcanzable. Parecía que se quedaba quieto, que lo esperaba, pero cuando Curro se aproximaba confiado, le hacía una verónica con el capote y se hacía inalcanzable para él. Una de cal y una de arena.
Así lo entretuvo mucho tiempo. Curro se sentía agotado, derrotado, sumido en la incertidumbre y el pánico.
No entendía ese juego, cuando de pronto dos banderillas le hirieron clavándose en su lomo.
Le dolía mas la injusticia que esa sangre que empezaba a resbalar por su piel.
Su desgaste, su fe y su paciencia yacían en una dehesa de ensueño donde alimentaron sus ilusiones, donde la vida era bella y el futuro se presentaba radiante junto a su vaca Lucera hasta el último día que permaneció allí.
Se sentía traicionado de la peor de las formas, con la mentira de quien engaña a un niño con un caramelo.
Hasta el final todos hablaban del magnifico ejemplar que era, de cuantos toritos podría engendrar, de lo feliz que se sentía el amo del cortijo por tenerlo y de cuanto lo estimaban. De cuanto esperaban de él, de su estirpe, su prestigio, de sus principios. Pero todo eran adornos y filigranas, la felicidad se presenta de formas mas simples que la de sentirse el ombligo del mundo. En los momentos de ternura, en el vuelo de una mariposa, en el cruce de unas miradas.
Sonó el clarín. El capote se movía y el hombre armado con una espada le gritaba.
Curro sentía dolor y rabia ¿por qué me hacen esto a mi?
Tomó carrerilla y embistió con toda su furia contenida, con toda su rabia al torero que le había herido gratuitamente una y otra vez sin motivo alguno, pero sintió que el acero se le clavaba en lo mas profundo del corazón.
Dio unos pocos pasos y se derrumbó sobre la arena, se sentía morir. La gente aplaudía, gritaba y sacudía pañuelos blancos en mitad de su agonía.
Mientras se desangraba recordó a Lucera que siempre le dijo la verdad y eso le costó su enojo y su abandono. Su injusticia le pesaba mas que la misma muerte pero ya era tarde.
Lamentó durante todos los segundos que agonizó, mientras le cortaban las orejas y que ya no sentía dolor, no haber derrumbado la cerca de la dehesa y haberse perdido campo a través con Lucera, lejos de todo aquel mundo falsamente maravilloso que le vendieron y que solo era una trampa para una muerte anunciada.
Lentamente cerró los ojos con el sabor amargo de la verdad en sus labios.

Barcelona ciudad antitaurina.

Bailar descalza



Hoy llegué muy cansada a casa y me derrumbé sobre el sofá. Quise prender la tele pero no se porqué motivo me decidí por poner la radio.
Radiaban el final de un debate y al momento empezó a sonar una música conocida para mi. Por un segundo eterno me invadió cierta tristeza y me levanté precipitadamente para sacudírmela.
Descalza giré sobre mi  misma con los brazos abiertos pero no era suficiente, así que me acerqué a la cadena y subí el volumen de la radio al punto justo en el que la música evitaba que pensara y los recuerdos huían despavoridos a cada acorde.
Habíamos bailado pocas veces, pero siempre fue en lugares y circunstancias especiales  y permanecía descalza a ratos sobre tus pies, a ratos sobre el suelo, otras veces peligrosamente sobre el colchón de donde nos caíamos incapaces de guardar el equilibrio. Tu bailabas fatal pero conseguías hacerme volar mientras el mundo entero se desvanecía entre tus brazos.
He apagado la radio, incapaz de apartar de mi los recuerdos.
Ya no suena la música , da igual porque ya perdí la facultad de volar.
Siento el frío del suelo al contacto con mis pies y la realidad se impone.  He prendido la tele y ahí está Wyoming, el hombre que me hace sonreir convirtiendo lo triste en circo. Wyoming te amo locamente!


Ley mordaza




lunes, 12 de mayo de 2014

"POSDATA: ME QUIERO"

Dedicado a esa persona anónima que me visita y me busca...




Dicen que cuando estás enamorado no importan las despedidas, ni el tiempo que pase, ni lo que ocurra entre medio; no importa que te jure que se acabó o que te mande al infierno, ni siquiera importa si ha conocido a otra persona. Cuando el sentimiento es verdadero, siempre encuentras la manera de mantener viva la esperanza. Es algo inconsciente y muchas veces en contra de nuestra voluntad. Ves señales por todas partes. Señales que te llevan a esa persona, a ese lugar, señales que imaginas, o no, quizás son reales. Quizás exista esa energía común que hace y deshace cuando menos lo esperas y más lo necesitas. Y quizás, también, pase que ya no vuelva nunca más, pero tú, tú te empeñas en seguir esperando.

Este escrito va por esas personas que lo dejarían todo, si él, si ella, les dijera: ven; por las que se beben de un trago canciones melancólicas sin dudar, mientras caminan por la calle recordando lo que fue, imaginándose lo que podría ser; por esas personas cuyo destino no depende de ellas, sino de una llamada desesperada, de un encuentro fortuito y tantas veces soñado; por las que viven a la espera de un regreso necesitado, que llega con retraso; por esas personas que se han olvidado de lo más importante: el amor propio.

El desamor es traicionero y todo nuestro alrededor está metido en el ajo. Novelas de amores heroicos, canciones nostálgicas, películas soñadoras… nos empapan de historias, canciones y sentimientos en los que hay amores que matan, y los que no, nos rescatan, convirtiéndonos en títeres de la espera, la frustración y la desolación. Y es que en el fondo, necesitamos creer que sí, que el amor está por encima de todo, que es capaz de dejarnos sin aire y que cuando se acaba, tú, yo, nosotros, dejamos de ser. Pero la realidad es que nadie, absolutamente nadie, muere de amor.

Es cierto. No te engaño. No existen amores que maten, ni amores que nos rescaten, no existen porque el único amor capaz de hundirte o salvarte es el de uno mismo. La buena noticia es que, como es tuyo, tú decides qué hacer con él. Hay decisiones que nos acompañan toda la vida y por eso, elige tú, no vivas esperando a que te elijan. No busques a quien no hace nada por encontrarte, no sigas apostando por quien no apostó por ti, pero sobre todo, no quieras morir por quien quiere y puede vivir sin ti.

Este escrito va por ti. Tú que de tanto pensar en él te has olvidado de ti. Tú que subastas tu amor al menor postor, sin miramientos, ni condiciones. Todavía tienes una opción: quiérete. Quiérete a ti más que a nadie. Conócete y deja de preocuparte por los que no se dejaron conocer. Y, apuesta por el amor más leal de todos los amores. Todavía tienes esta opción. La opción de optar por ti.
“Porque sin ti, sin ti lo soy todo”

-Gisvel Vivas-

domingo, 11 de mayo de 2014

Dancing in the Rain



Espero curarme de ti


Gracias por este regalo. Un beso.


"Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.
¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.
Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).
Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón."


-Jaime Sabines-




sábado, 10 de mayo de 2014

27 AÑOS





HOY 10 DE MAYO MI HIJA  CUMPLE 27 AÑOS. NO HAY NADA COMPARABLE AL MOMENTO EN QUE TE PONEN EN LOS BRAZOS A TU BEBE Y AL CABO DE LOS AÑOS PUEDES VERLA HECHA UNA MUJER FELIZ, BUENA Y RESPONSABLE.  MIS HIJOS, LOS MEJORES PROYECTOS QUE TENDRÉ EN MI VIDA.
FELICIDADES!!!!!

viernes, 9 de mayo de 2014

el derecho de las mujeres a ser elegidas en las elecciones a Cortes Generales





Tal día como hoy (1931) se reconocía en España el derecho de las mujeres a ser elegidas en las elecciones a Cortes Generales. En esta foto vemos a las dos primeras diputadas elegidas en 1931, Victoria Kent y Clara Campoamor (Crónica, 5 de julio de 1931)

jueves, 8 de mayo de 2014

Libro de ausencias

Hoy lo vi en la calle y no me he podido resistir a fotografiarlo, por lo bello y por todos esos días de lluvia...


"No se si llueve donde estás, pero la lluvia hace que te recuerde. Habíamos compartido muchas lluvias y muchas esperanzas: mañanas, tardes, atardeceres desfilaban y éramos felices con bien poca cosa. Paseábamos a menudo bajo la lluvia y cada uno de los dos hacía proyectos que finalmente se cumplían. Tiempos venturosos. Ahora tu no estás y la lluvia sigue. Me gustaría saber que llueve para ti también y la lluvia nos une como antes, otra vez."

 Miquel Martí i Pol
"Llibre de absències"


miércoles, 7 de mayo de 2014

Es para llorar



Es para llorar que buscamos nuestros ojos para sostener nuestras lágrimas allá arriba. En sus sobres nutridos de nuestros fantasmas. Es para llorar que apuntamos los fusiles sobre el día y sobre nuestra memoria de carne. Es para llorar que apreciamos nuestros huesos y a la muerte sentada junto a la novia. Escondemos nuestra voz de todas las noches porque acarreamos la desgracia.Escondemos nuestras miradas bajo las alas de las piedras...Tenemos miedo.
(Vicente Huidobro)


De libros y polvo




Cada vez entendía menos al mundo.  Era como verse inmersa en el cuento del perro del hortelano.
Historias que hace un año debieron resolverse. Soluciones que no estaban en su mano. Alguien que se resiste a cortar los lazos, cuando pudo resolver todo y no quiso, hace ya un año y que cada cuanto surge, con amarguras quien sabe con que intención.
Ella se alejó de ls nieve hace mucho tiempo ya. Ha pasado página pero el libro del pasado insiste en volver a abrirse y cuando no puede hacerlo solo, envía a un suscriptor del Circulo de lectores.
El libro duerme lleno de polvo en una estantería de su casa, quizás lo que falla es que todavía siga ahí.
El bosque está muy lejos ya y lo que ella veía maravilloso  solo estaba dentro de su propio corazón y al final se tornó en  pesadilla. Y es que la hermosura solo la tenía en su interior, fuera solo había frío y mentiras. Mucha tristeza por ver tirar por la borda tantas cosas que eran bellas, que nunca existieron.
En la mesa de cristal, junto al sofá, hay un libro nuevo, que le regalaron este último Sant Jordi junto con la rosa, no es tan grueso como el que ella  preparó el Sant Jordi de hace un año, pero si mas manejable, con letra mas grande, mucho mas fácil de leer, mucho mas inteligible y llevadero.
Lejos queda "los hijos de Casio" y sus hazañas bélicas y la rídicula dedicatoria en su primera página, dedicatoria nunca leida.
El libro nuevo habla de amor, de amaneceres, de la calidos sentimientos, de puertas abiertas, realidades palpables y sobretodo de la transparencia.
Ella ya no proyecta absolutamente nada, ella sabe que su propio tiempo es corto y limitado,  solo vive el instante, sin ataduras, sin complicaciones y es un momento que le gusta, que le hizo salir de una trampa de demasiados años, de la indignidad gratuita a la que fue sometida. 
Hoy le han despertado a las 8, el libro empolvado y oscuro insiste en abrirse de nuevo. 
Cerrarlo definitivamente y desterrarlo de su entorno fue su decisión  hace un año y así debe seguir. Que otro Sol ilumine sus letras, que otro sol tome el testigo...ella ya tubo suficiente.

martes, 6 de mayo de 2014

domingo, 4 de mayo de 2014

Felicidades mami



Esta es mi madre. 
Tengo la inmensa suerte de tenerla a sus 91 años. Independiente, luchadora como siempre fue. Ahí sigue, recogiendo los pedacitos de cualquier miembro de la familia que se lastime y presintiendo a mi padre en cada rincón de su casa.  Historia de amor como pocas se dan.
Ella me ha enseñado muchas cosas con su ejemplo de honestidad, fidelidad y esfuerzo. Casi todo cuanto se en lo que a  sentimientos y principios se refiere,  lo aprendí de ella y de mi abuela. 
Una familia formada por varias mujeres que supieron salir adelante solas en la adversidad y la desgracia. 
No existe en la vida una fortuna mayor que la de tener una familia como la mía capitaneándola  un ser excepcional como mi madre. 
Quizás no le digo tanto como debiera que la quiero. Quizás  hemos tenido desigualdad de opinión sobre temas muy importantes, no somos ni de lejos perfectas, pero al cabo del tiempo volví a comprobar que mi madre tenía razón en muchísimas cosas que yo no era capaz de ver. Y es que las madres siempre intuyen todo, nadie como ellas defienden y previenen a su prole de los peligros.
Te quiero mami,  feliz adelantado día de la madre.




Sólo el amor de una Madre apoyará,
cuando todo el mundo deja de hacerlo.
Sólo el amor de una Madre confiará,
cuando nadie otro cree.

Sólo el amor de una Madre perdonará,
cuando ninguno otro entenderá.
Sólo el amor de una Madre honrará,
no importa en qué pruebas has estado.

Sólo el amor de una Madre resistirá,
por cualquier tiempo de prueba.
No hay ningún otro amor terrenal,
más grande que el de una Madre.


Consejos





Este amor que quiere ser 
acaso pronto será; 
pero ¿cuándo ha de volver 
lo que acaba de pasar? 
Hoy dista mucho de ayer. 
¡Ayer es Nunca jamás! 
Moneda que está en la mano 
quizá se deba guardar: 
la monedita del alma 
se pierde si no se da.

-Antonio Machado-



miércoles, 30 de abril de 2014

Y sucede




Y sucede que su generosidad llega al extremo de apoyar mis decisiones, aunque pudieran serle adversas.
Y sucede que no se si esto sea democracia, confianza,  esperanza, pero sea lo que sea, he descubierto algo que no sabía  y que creía que sería complicado entender y aceptar que hay voces del corazón que desoyen a todos ante una llamada de lo que un día fue todo.
Y sucede que el respeto existe todavía en algunas personas de bien y que los amaneceres siguen naciendo a pesar de las nubes, las incertidumbres y  de las tristezas.
Y sucede que cada vez que descubro sus facetas nuevas,  más preciso recuperar nuestros  paseos veraniegos  por la playa robados por el invierno.
Y sucede que... empiezo a sentir algo de miedo. 
Bona nit!

                                                                                    Pinturas de Fabián Pérez

lunes, 28 de abril de 2014

Gestionar el sufrimiento por Miriam Subirana

Sufrimos frustrados por lo que desearíamos que fuera y no es, por lo que esperábamos que hubiera sido y no fue, por lo que queremos que sea y no llega. Generamos pensamientos negativos repetitivos y nos anclamos en sentirnos víctimas, nuestro pesar aumenta y se vuelve adictivo. Cuando cavilamos mucho sobre lo que no funciona, nos agotamos mental y emocionalmente, acumulamos malestar y no podemos decidir con claridad. Si además nos anclamos en preguntas como “¿por qué sigues cometiendo los mismos errores?, ¿por qué me toca vivir esto?”, sentimos dolor, pena y rabia.
Podemos cambiar de rumbo si prestamos atención a lo que nos aporta bienestar, preguntándonos y conversando sobre qué solución nos beneficiaría más, adónde nos gustaría llegar, qué es lo que nos ilusiona. Según sea nuestro discurso interior, contribuimos a sufrir más o menos.
La mayoría de las personas tienen miedo de volver a sí mismas, porque temen enfrentarse al dolor que hay en su interior” (Thich Nhat Hanh)
Cuando uno padece, suele tener más preguntas que respuestas. Si se repite la pregunta que le lleva a la tristeza y a la decepción, se queda atrapado en el pozo del sufrimiento. Para no incrementarlo, seamos conscientes de los interrogantes que nos planteamos y elijamos bien el que conviene.
Es necesario controlar nuestros pensamientos para que no provoquen un efecto de martillo sobre el clavo que a base de golpes profundiza en el agujero. Lo que ocurrió ya pasó, pero dejó herida, y con los pensamientos recurrentes de angustia, rencor o culpa nuestra herida no se cura. Entonces intentamos huir del sufrimiento. Huimos de él absorbiéndonos en las acciones. Lo ocultamos con consumismo, juegos de azar, adicciones, acontecimientos deportivos. Tomamos decisiones por miedo a sufrir o huyendo, y dejamos conflictos por resolver. No afrontamos lo que nos ocurre, no nos permitimos sentirlo. Escapándonos del dolor, este se acumula en nuestro interior, hasta que uno se encuentra deprimido o con necesidad de explotar.

Primer primer paso:escucharse
Si vivimos obsesionados por la satisfacción de lo inmediato y estamos permanentemente huyendo de los inconvenientes y de las adversidades, nos debilitamos. Una sociedad que elimina el sufrimiento huyendo de él es frágil porque se siente permanentemente amenazada. La sociedad occidental está orientada hacia el éxito. Sufrir se asocia a fracaso, a ser flojo, a no llegar, a sentir que uno no forma parte del sistema productivo y no sirve.
Tememos lo que desconocemos, lo que no tiene forma, lo que está en nuestra sombra, diría Carl G. Jung. Permitirnos espacios y tiempos para estar solos de vez en cuando facilita establecer un diálogo interno con el cual descubrir y conectar con nuestra fuerza personal. Si uno está bien consigo mismo, le será más fácil estar bien en el entorno y con los otros. Si uno se siente cómodo, no huirá de sí mismo. Gozará estando solo y también en compañía. Es en la soledad cuando uno puede escucharse mejor. El sufrimiento emocional nos indica que quizá estamos aguantando algo que deberíamos soltar. Tal vez hemos de aprender a decir no o sí, o a poner límites; tal vez debemos cuidarnos más, o necesitamos más silencio.
Al no escuchar lo que el abatimiento nos señala, llega un momento en que se produce una grieta interna. Hemos huido de nuestra propia voz interior que nos quiere comunicar algo. El desconsuelo indica la posibilidad de un cambio latente. Cuando encontramos el sentido de nuestra angustia, esta se transforma.
Con motivación se atraviesan las dificultades que se presentan para lograr nuestro objetivo. Cuando la serpiente tiene que desprenderse de su piel vieja, escoge transitar por dos piedras próximas que le aprieten, le rasquen y le ayuden a eliminar su piel. Ese tránsito le provoca dolor, pero le ayuda a deshacerse de lo viejo para dar lugar a lo nuevo. Es el final de un proceso y el inicio de otro. Y en ese tránsito sufrimos. Si nos resistimos a atravesarlo, la angustia se incrementa, pues no soltamos lo que ya no nos aporta, lo que necesitamos, ni damos espacio a lo que quiere nacer. Uno puede enquistarse en ese dolor, alargando el padecimiento y haciéndolo agónico.
Cuando el ser humano tiene un para qué, puede atravesar cualquier cómo” (Viktor Frankl)
El sufrimiento nos indica que algo nuevo está naciendo. Si mantenemos puesta la marcha atrás, no avanzamos, podríamos decir que la herida se infecta. Si asumimos y pasamos el dolor, dejamos paso a lo nuevo. Hay que fluir aunque sea en mitad de la incertidumbre. No sabemos lo que nos espera después de ese cambio, y esa inquietud nos puede provocar una falta de fuerza interior. Sin embargo, desprenderse de lo que nos daña es lo que nos libera, nos fortalece y nos hace libres.
Por ejemplo, uno puede sentirse invadido por el sufrimiento que le provoca la pérdida de un ser querido y estar años y años padeciendo. O bien, aunque haya perdido a un hijo, a una madre, a un gran amigo, puede conectar con los momentos llenos de sentido y felicidad vividos con ellos, y aunque probablemente habrá una sombra de dolor con el recuerdo, este no ocupará ni nublará todo. Uno sentirá el agradecimiento por esos momentos.
Cuando atravesamos el sufrimiento, nadie puede responder por otro. Este es un sentimiento intransferible y, aunque nos demos cuenta, nadie puede hacer nada, cada uno debemos recorrer ese camino por nosotros mismos. Si, para evitar que una mariposa sufra al salir del capullo, le ayudamos a abrirlo, la mariposa no utiliza su propia fuerza, sus alas se debilitan y se muere. Es ella la que debe atravesarlo para fortalecerse y así poder volar. Cada uno tenemos que salir de las propias redes que nos envuelven y reforzarnos en el tránsito.
Sin embargo, compartir la dificultad, darle nombre y expresarla, aligera la carga. Es más fácil si lo identificamos, lo nombramos, lo escuchamos, lo miramos cara a cara y lo humanizamos. Lo que ocurre a veces es que la vergüenza o el miedo a lo que pensarán al ver nuestra vulnerabilidad o debilidad, o a que nos etiqueten como alguien fracasado, dificulta que compartamos nuestro sufrimiento. Debemos aprender a acompañar al que se encuentra en esta situación sin juzgarle. Una mirada amorosa que acoge ese dolor y no juzga cuando uno se abre a ser escuchado y a compartir ayuda a expresarse para soltar el dolor acumulado en nuestro interior. Y cuánto más hayamos pensado que seríamos juzgados, si descubrimos en el otro ternura y comprensión, eso es profundamente liberador. Tener dónde expresar y manifestar lo que nos angustia descarga nuestro peso.
Para aligerar, nos ayudará también escribir. Elaborar una carta dirigida a uno mismo, en la que se conversa con la parte que sufre y está herida. Ejercitando la verdadera presencia, conseguimos aliviar la angustia que hay en nuestro interior.
Se trata de transformar las adversidades y los monstruos, que son nuestros miedos, en aliados sobre los que cabalgamos. El mito de san Jorge es un ejemplo de transformación: el miedo y el dolor que simboliza el dragón se convierten en una cabalgadura que libera a la princesa. San Jorge no mata al dragón, sino que monta sobre él porque lo ha integrado.
En una sociedad que nos prohíbe nuestras debilidades, ¡qué liberador es manifestarse vulnerable!”
(Javier Melloni)

Entregarse en el tránsito que implica el sufrimiento y no eludirlo hace que aquello que parece un obstáculo y una gran devastación se convierta en una oportunidad. No es fácil dar este salto. Pero la clave está en confiar. En un espacio en el que impera este clima se crean nuevas dinámicas liberadoras que nos revitalizan y nos abren al sentido de vivir. Creemos que a cada instante respiraremos, que a cada paso que demos el edificio aguantará, que cuando lleguemos a casa nos encontraremos con la persona a quien hemos dejado. Nuestra vida está hecha de confianza. Cuando nos convertimos en seres recelosos, nos deshumanizamos. La confianza nos humaniza. Vivamos en la fe radical de que todo tiene sentido más allá de lo que podemos percibir con nuestras cortas miradas.

Este artículo va dedicado a los que sufrieron, sufren y no consiguen saber porqué les trataron injustamente.
                                                                                                                                       -Osane-

domingo, 27 de abril de 2014

La teva veu, els teus sentiments



De nou ha sortit el sol i el vent s'ha emportat qualsevol pensament advers.
Avui el mar està remogut i ve de gust seure de nou a la sorra i contemplar en silenci aquest onatge brau.
No cal parlar, només sentir l'abraçada que ho diu tot i que calma tots els freds, mentre convoquem que torni  la calor de l'estiu passat.
La tristesa d'aquests darrers dies em diu adéu i segueixo el meu camí cap endavant, no com una fugida, sinó portada per la certesa que ja vaig passar pàgina i no he de deixar que cap brisa per petita que sigui faci que les fulles del llibre s'obrin boges.
M'agrada contemplar el mar, conversar amb tu sense mesurar paraules, mirar-me al teu mirar i esperar asseguts noves albes d'un estiu tendre  que està per arribar.  La teva veu...els teus sentiments.


Manolo Otero de mis amores...




Ha sido una semana larga, muy larga. No de siete dias, de diez o mas.
Una vez más un eco de gente buena aplicando la lógica a cosas  de las que el corazón y la conciencia individual no entienden.  Y es que cuando algo dentro dicta lo que tienes que hacer aunque no debas, no hay voz  lógica que te convenza de lo contrario. Me he sentido como una niña otra vez, escuchando a los mayores y pensando tenéis razón, pero...
Ha sido una semana larga, si muy larga, pero afortunadamente se resolvió con resultado positivo y creo que todos andamos ya en camino de normalizarnos unos física y otros anímicamente.
Buen balance final ante lo que pudo ser una desgracia.
También ha ocurrido algo muy positivo, el poder descubrir una faceta que desconocía de un amigo y que me ha gustado mucho y es que sigue habiendo gente comprensiva y paciente, que hace grandes esfuerzos por entender lo que ni yo misma entiendo y se  mantiene en silencio,  aquí a mi lado, apoyando y respetando posibles iniciativas  por contrarias que le puedan ser y esta actitud no la sabe tener cualquiera.
A partir de mañana volveré a mi día a día, a  mi rutina mental y física, pues esta semana precisamente no se ha caracterizado por  la cordura y el sentido común. Semana de advertencias y broncas de quienes te quieren y padecen por ti, porque te conocen bien y saben que el corazón vence a la cabeza.
Que no se asuste nadie eh! Todas mis chaladuras afortunadamente son internas, por decirlo de alguna forma. Son malas pasadas de mi instinto protector,  nocivo para mi, pero una es como es y tan mayor no creo que cambie, es lo que hay.
El vídeo de este post no tiene nada que ver con lo que escribo, pero ya digo que es el cierre de una semana poco convencional y además me gusta Manolo Otero ¿qué pasa?



jueves, 24 de abril de 2014

Un nuevo cumple


Ayer fue día de Sant Jordi en toda regla.  Soleado y las calles de Barcelona llenos de hombres y mujeres buscando su libro y su rosa.
Pero hoy es un día mas importante todavía porque  mi pequeño cumple 23 años.  
Es curioso porque me he pasado los últimos seis años  deseando que creciera, que el tiempo pasara rápido y ahora temo que cualquier día vuele, igual que lo hizo su hermana,  igual que lo hacemos todos.
Los hijos suelen irse del nido, justo cuando mas cercanos a ellos estamos, después de superar adolescencias.  Hoy que lo veo tan parecido a mi en tantas cosas , en ideologías, compromisos, empiezo a preparar mi mente para cuando pueda decir adiós.
Es bonito darse cuenta de que al cabo de tantos años, el trabajo realizado y los cuidados, han formado a una buena y gran persona. Soy una madre orgullosa de mis niños..

miércoles, 23 de abril de 2014

lunes, 21 de abril de 2014

Desmenuzando chocolate en la memoria






El chocolate es un manjar de dioses.  Prefiero el  chocolate negro siempre,   no tengo ninguna duda.
Dicen  que además de  ser antidepresivo, es afrodisíaco y que como todo lo bueno crea adicción. Sin embargo creo que de esta en concreto siempre he estado libre.  Nunca estando triste me dieron ganas de comer chocolate,  soy mas  de comer cosas saladas.
No puedo liberarme en cambio de asociarlo a momentos felices de mi  vida.
Esas tartas de cumpleaños, las monas de Pascua, ese masaje de chocolate  que me regalaron  un cumpleaños, una historia que empezó hablando de chocolate belga, unos bombones de fruta  muy especiales que me trajo alguien recién llegado de Berlín, poemas de chocolatinas ...
Subir la cuesta de la calle Libretería de Barcelona y  percibir en el aire el aroma que desprende la confitería La Colmena. El olor de los crepes que se huele por las callejas del Gòtic,  dibujando una danza en el aire que te cautiva y te arrastra hasta la tienda de dulces.
Una antigua caja en forma de corazón que contenía un vestido rojo, una rosa marchita  y un pequeño estuchito lleno de besitos de chocolate, una caja que contenía atrapadas sensaciones felices y maravillosas, impregnada de amor, amor del de verdad.
Será  que tengo algunos años en mi haber y ya casi todo, las comidas, las calles y hasta los olores tienen relación con vivencias del pasado, porque a cada paso que doy  vienen a mi mente recuerdos, los que tienen que ver con el chocolate todos maravillosos.
Un gran abanico de imágenes desde la infancia hasta hoy, que me hacen sonreir al recordar y hasta lagrimeo un poquitín mientras escribo, pero no por tristeza, sino porque  me siento afortunada  por lo que viví, vivo y quizás viviré por más que tenga una nube gris sobre mi cabeza estos días. 
Tengo un sol en el bolsillo que me ilumina al caminar.

domingo, 20 de abril de 2014

han pasado 100 años y nada ha cambiado







La lluvia deja los pensamientos pegados al suelo y todo se tiende a recordar




Hace pocos días y pocos posts, recordaba como me sentía un año atrás. Me propuse guardar en el cofre de mis tesoros lo que hubo de bueno,  que fue mucho y lo malo lo enterré en lo más hondo del pozo del olvido, pero el pasado siempre está,  es como que me persigue y cada tanto resurge y me sobresalta.
Llegaron desagradables noticias que me catapultan hacia atrás en el tiempo y nuevamente hay que vencer a  lo que emana del interior, sacar la pala y desenterrar lo que tiré al pozo del olvido, para centrarme, recordar  y no dejarme llevar estúpidamente por mi instinto misionero de nuevo. 
No se muy bien que siento al recibir  las últimas malas nuevas y con ellas  llegó una llamada, un nuevo descubrimiento que hoy me causa una irónica sonrisa, hoy afortunadamente es así. Después tus mensajes.
 No entiendo porqué se me ha vuelto a requerir, pero esto no es nuevo, ni es la primera vez, ni la segunda. Jamás entendí bien lo que pasaba por tu cabeza, siempre nos movimos en mundos y prioridades muy distintas.  Nuestros valores no tenían nada que ver unos con los del otro. 
¿Qué pretendes?¿qué esperas que haga? El tren ya pasó, demasiadas paradas, demasiada velocidad. Decidí apearme hace ya un año y tras caminar un tiempo cabizbaja subí a otro tren, mas lento, desde el que puedo contemplar el paisaje,  sin prisas.
La razón me dicta quedarme al margen y es lo que debo y voy a hacer.  Esta guerra ya no es mi guerra.  Hoy batallo en otro frente y lo sabes.
Siempre que pienso en todo lo acaecido, me viene a la mente un relato que escribió alguien con el seudónimo de Boedarkyss  esa historia que me cautivó la primera vez que la leí y que creo haberla compartido aquí hace años. Creo que en ella hay un poco de ti y de mi.
En ocasiones preciso leerla de nuevo para conseguir anclar los pies, aferrarlos en la tierra, sin vacilaciones  y encontrar,  ahora que es  Pascua,  esos huevos que necesito tener ante lo que ocurra.  
Es duro para mi navegar contracorriente de lo que ordena esa tonta conciencia mía y obedecer a mi razón, mi dignidad  y a  la justicia divina que se que existe y se hace presente una y otra vez. 
Solo hace ahora un año y ya llegó el karma a cobrarte la factura. 
Ni se como me siento, pero creemé te deseo lo mejor.

El relato dice así:



"Ha llegado empapada y ahora le brilla la piel, aunque ella sabe que es tan sólo el efecto de haberse envuelto en otra fina capa de embustes. Ha vuelto calada hasta los huesos, cuando aún permanece la ropa tendida en la cuerda y las gotas resbalan por las costuras como si fueran las de su propio sudor tras el esfuerzo. No ha querido fingir que era feliz, ahora nadie la mira y, sin reservas, ha empañado el cristal de la ventana con su aliento desesperado. Cientos de hojas se han apelmazado en un jardín desierto. Reposa una masa anaranjada, multiforme, en el rincón donde perdió por segunda la vez la virginidad. La segunda, que es para ella la que cuenta. No quiere recordar ni el nombre de aquel muchacho y tan sólo deja regresar el dulce sabor de los besos y algunas mentiras de las muchas que fue capaz de soportarle... Ha llovido mucho desde entonces, aunque nada le lleva a pensar, que no permanezcan escondidas todas esas gotas perezosas que sólo pretenden encharcarle el corazón.
La lluvia deja los pensamientos pegados al suelo y todo se tiende a recordar; gana densidad cada carta del mazo al humedecerse el ambiente. Siempre ocurre así cuando la luz se hace tenue y se oculta tras las nubes el astro que, desde siempre, ha sido la distracción perfecta para los hombres. Le dijo un día aquel jardinero anciano, que las promesas que no se cumplen regresan en otoño a preguntarnos porque las ignoramos cuando era su momento. Ella se siente absurda intentando evadirse de nuevo de lo que no hace tanto había logrado dejar atrás. Es la vida la que pone una frase para cada momento, la pone, quizá cuando ya ha pasado el tiempo de nombrarla y sólo queda un hatillo de suspiros o un reguero de tumbos incomprensibles. No queda nada de aquella niñez visceral que la mantuvo en el orgullo hasta los treinta, ni los rasgos afrutados de la sonrisa, ni esa prevalencia de la aventura sobre la abnegación que procura una intrascendente vida.
Pronto suena el timbre con su rugido dispensador de realidad. - Apártate, que viene la vida, la única que cuenta, la que es, porque todo lo demás es parte de la ensoñación, emplastas el pasado para digerirlo o construyes un futuro a tu gusto que es muy probable que nadie use -. Y eso piensa, mientras abre la puerta...
Al dar paso a la realidad, la mente rápidamente se divide; queda taponada la mujer de la mirada perdida y a su lugar asciende la convencida y resuelta, la que todo parece comprenderlo. La puerta deja a la vista a un hombre de mediana edad, con los ojos negros repletos de interrogaciones, una rosa roja en la mano y los labios tristes; En su rostro se dibuja un hilo de sensatez marchita que parece fruncido cuidadosamente a la cuadratura de su mentón inmóvil. Ella no le reconoce, parece que el tiempo retrasa la edad y que los rasgos se acaban afilando en un baúl al que, desde hace mucho tiempo, no se ha tenido acceso.
Sigue lloviendo fuera, en ese segundo de espera en el que caben mil posibles acciones, en el que se articulan cientos de frases que nunca se pronunciarán a tiempo. Se suele hablar después, cuando ya ha pasado la sorpresa y se necesita hacer un balance que nos deje para siempre conformes, al menos, con nosotros mismos.
- Soy Marco...
La Tierra gira mientras las palabras permanecen sin peso, leves, bajo la lluvia o a pleno sol; rodamos más allá de nuestras palabras, las vemos alejarse, dejan de ser nuestras, dejan de ser proyecto y se anulan o avivan, mezclándose con otras miles que seguro que algo quisieron decir.
Al oírle pronunciar su nombre, vuelven mil sonidos más a su mente, el del roce de las yemas sobre la mejilla, el del latido inconcluso de un corazón siempre dispuesto, la dulce música de quien se deja franco a la embestida, sin reparar en si más tarde habrá heridas que costará cicatrizar... No lamenta que haya vuelto, lamentó ya suficiente que se fuera, concluyendo así, aquel capitulo que pudo haber sido una larga novela, quizá, toda una biografía.
- Hola, Marco. Largo es el camino que has recorrido... Veinticuatro irreconocibles años...
Sus miradas se cruzan por primera vez, él le ofrece la rosa que lleva en la mano, ella la rechaza con un gesto que, a fuerza de haber sido ensayado con la mente, se hace más real que cualquier otro reproche.
- ¿A qué has venido? - Le pregunta sin mayores rodeos.
Marco, con la rosa en la mano, comenzará su discurso en un momento, ha tenido veinticuatro años para redactarlo, seguramente lo habrá modificado cientos de veces, o quizá, nunca pensó que llegaría utilizarlo.
- A pedirte perdón... Luisa se ha ido...
Ella le interrumpe sosegadamente.
- Marco, no sigas... Yo también me he ido. Me fui justo el día que tu quisiste que me fuera. Y no he vuelto, Marco, ni volveré jamás...

La rosa cae sobre el felpudo, abandonada por el pulso de un maestro derrotado. Ella da un paso hacia el futuro, que paradójicamente es de retirada, y cierra la puerta sin dejar de mirar la rosa. De repente, piensa en un ciprés que se abanica acompasadamente a los pies de los muertos e imagina un grupo de niños que sube por la cuesta que les hará mayores, pero acaba sucumbiendo a ese otro pensamiento, en el que algunos hombres, sellan sus miedos con ruegos que no les supondrán vergüenza alguna.
Se asoma de nuevo a la ventana. Ha dejado de llover y el viento levanta las hojas hasta separarlas al azar... Cae una lágrima de sus ojos que discurre lentamente hasta encallarse en el borde de sus labios. Y esa lágrima, por un instante, le parece discretamente dulce."


-Boedarkyss -



sábado, 19 de abril de 2014

Un libro es...



Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.(Proverbio hindú)

viernes, 18 de abril de 2014

Adiós Gabriel






"Hay que jubilar la ortografía, terror del ser humano desde la cuna". "Simplificar la gramática antes de que la gramática termine por simplificarnos a nosotros". 


Gabriel García Márquez 
(Discurso de inauguración del I Congreso Internacional de la Lengua Española, Zacatecas (México), 1997)


lunes, 14 de abril de 2014

T'estimo,ets perfecte, ja et canviaré





Avui ha estat un dia esplèndid. Hem celebrat el meu aniversari un dia abans de temps, però ha estat perfecte.
Després de dinar a fora hem vist el musical "t'estimo, ets perfecte, ja et canviaré" que tractava sobre les relacions de parella en diferents etapes de la vida. M'he sentit identificada en moltes escenes i encara que amb un to d'humor mostraven situacions molt reals. Una obra que donava que pensar en meitat de les rialles i els cants. M'ha agradat molt, us la recomano.
M'ha agradat molt el musical però m'ha agradat més la companyia dels meus amors, tots reunits.
Aquest si ha estat un aniversari feliç. Gràcies.
Bon dia  Adrià que sé que tu em llegeixes jajaja 
i,  moltes gracies a tots per aquest fabulós día.




viernes, 11 de abril de 2014

Esta era la noticia bomba, de la que os hablaba ayer

jueves, 10 de abril de 2014

DIFUNDE ESTA NOTICIA, AYUDARAS A EXPONER A UN MITOMANO.

Provincia imperial, Chile, 10 de abril de 2014.


Por: Milan Mauricio Grušić Ibáñez
"No hay nada peor que un periodista pusilánime y cobarde"


Con los años, se hace indispensable tener conocimiento de la verdad. Hay muchos sujetos que hoy en día viven de la memoria de un Chile que vivió en tinieblas por años, sujetos que fabrican historias de moralidad, crean mitos fundacionales de sus propias vidas y mienten, con el fin de usufructuar, causar daño y dividir con sus relatos.
Sujetos como Ruben Adrian Valenzuela, hoy en día, tratan de mostrarse como blancas palomas, aprovechándose de incautos para explotar la desgracia ajena y obtener un provecho económico.
Ruben Adrian Valenzuela, trabajó en la radio Magallanes hasta el mismo día del golpe de estado en Chile, el 11 de septiembre de 1973. Hace algunos años, levantó la polémica de cómo fue salvada la cinta original del último discurso de Presidente Salvador Allende, en La Moneda, y de cómo sus antiguos jefes se atribuyeron el hecho de éste acto. Ruben Adrian Valenzuela, no sólo ha mentido por mucho tiempo, sino que pretender ser lo que sin duda nunca fue, un periodista con ética.
Su vida siguió tranquila en plena dictadura, llegando a tener cargos de importancia en el diario La Tercera de la Hora.Jamás atentó contra el gobierno de facto y fue un fiel delator de opositores al régimen militar. Hoy vive en Barcelona, Catalunya, y es corresponsal del diario La Tercera.
El relato de “Peuco” Enrique Vega, militante comunista, nos describe claramente la mente de éste cruel y oscuro personaje de Ruben Adrian Valenzuela. “Peuco” Enrique Vega y su familia, en plena dictadura, sufrieron las amenazas de Ruben Adrian Valenzuela, quien quería obligarlos a que delatasen a compañeros. Claramente, su vida nunca ha sido tan impoluta como siempre el ha manifestado.
La hipocresía de este sujeto, hoy no tiene límites al presentarse el 7 de abril de 2014 en el programa televisivo de La Red, “Mentiras Verdaderas”, con el fin de presentar su libro que relata los sucesos acontecidos el 11 de septiembre de 1973, completamente desmentidos por una investigación sería y coherente de CIPER CHILE.
Nuestra intensión es clara, la de evidenciar y exponer a éste tipo de persona que busca ganar a costas de la memoria de un Chile que aun sufre.
Esta información va con el pleno convencimiento que será difundida por España, Catalunya y Chile, y terminar definitivamente con el prestigio de Ruben Adrian Valenzuela; prestigio, que sin duda, nunca le perteneció, sino a otros que si merecen ser reconocidos.
Por los periodistas que sufrieron en dictadura, por los que sufrieron el exilio, por los torturados y por los periodistas muertos y desaparecidos. Por todos ellos hay que terminar con la impunidad de los serviles, cobardes y mitómanos que pretenden reescribir la historia de Chile.
Para nunca olvidar…


La Red, Mentiras Verdaderas:
¿Cómo se salvó el discurso de Allende?
Conversamos con Rubén Valenzuela, quien rescató el último discurso de Salvador Allende en Radio Magallanes. No te pierdas los mejores momentos de esta entrevista en el siguiente video de Mentiras Verdaderas…


Reportaje CIPER CHILE


http://ciperchile.cl/2008/06/26/la-verdadera-historia-del-rescate-del-ultimo-discurso-de-salvador-allende/


LA VERDADERA HISTORIA DEL RESCATE DEL ÚLTIMO DISCURSO DE SALVADOR ALLENDE


Por : José Miguel Varas en Actualidad y Entrevistas Publicado: 26.06.2008

Al cumplirse cien años del nacimiento de Salvador Allende, el último mensaje que pronunció a pocos minutos del bombardeo de La Moneda y de su propia muerte, ha vuelto a emerger en distintos rincones del mundo. De allí que el rescate de la cinta que lo contenía desde los estudios de Radio Magallanes, la única emisora que lo transmitió, sea un episodio histórico. Su protagonista hasta ahora era el periodista Hernán Barahona, recientemente fallecido. Pero esa historia es refutada por los testimonios que nos presenta el Premio Nacional de Literatura, José Miguel Varas: “Guillermo Ravest fue quien se dedicó junto con el radio controlador Amado Felipe a hacer numerosas copias del histórico discurso en pequeñas cintas magnéticas y fue él también quien las sacó del local de la radio, con evidente riesgo para su vida”. La controversia llegó al Tribunal de Ética del Colegio de Periodistas, el que dictó su fallo el pasado 7 de abril.
Al cumplirse cien años del nacimiento de Salvador Allende, el último mensaje que pronunció a pocos minutos del bombardeo de La Moneda y de su propia muerte, ha vuelto a emerger en distintos rincones del mundo. De allí que el rescate de la cinta que lo contenía desde los estudios de Radio Magallanes, la única emisora que lo transmitió, sea un episodio histórico. Su protagonista hasta ahora era el periodista Hernán Barahona, recientemente fallecido. Pero esa historia es refutada por los testimonios que nos presenta el Premio Nacional de Literatura, José Miguel Varas: “Guillermo Ravest fue quien se dedicó junto con el radio controlador Amado Felipe a hacer numerosas copias del histórico discurso en pequeñas cintas magnéticas y fue él también quien las sacó del local de la radio, con evidente riesgo para su vida”. La controversia llegó al Tribunal de Ética del Colegio de Periodistas, el que dictó su fallo el pasado 7 de abril.
Vuelvo a leer con emoción la crónica de Guillermo Ravest Santis, con su estilo terso y vibrante, modelo de gran estilo de periodismo, sobre el último discurso del Presidente Salvador Allende, transmitido por Radio Magallanes el 11 de septiembre de 1973, minutos antes del comienzo del bombardeo a la Moneda. Ravest, director de la emisora, fue quien se dedicó junto con el radio controlador Amado Felipe a hacer numerosas copias del histórico discurso en pequeñas cintas magnéticas y fue él también quien las sacó del local de la radio –con evidente riesgo para su vida, del que en ese momento no tuvo conciencia- y las hizo llegar a la dirección clandestina del Partido Comunista para su distribución entre los corresponsales extranjeros.
La crónica fue solicitada a Guillermo Ravest por Faride Zerán, directora de la revista Rocinante, en la que yo me desempeñaba como editor. Apareció en la edición Nº 58, de agosto de 2003, junto con un notable testimonio del periodista Leonardo Cáceres, responsable de los servicios noticiosos de Radio Magallanes. Ambos materiales constituyen un documento periodístico e histórico sobre un momento trascendental de la vida de Chile. Y por eso, me parece muy conveniente que se reproduzcan ahora en las páginas de CIPER. Conveniente y necesario, porque en torno a estos hechos y sus protagonistas se tejieron versiones erróneas.

Medio siglo de periodismo

Nacido en Llay Llay, importante nudo ferroviario de la V Región, el 3 de julio de 1927, Guillermo Ravest Santis proviene de una familia estrechamente vinculada a los ferrocarriles: su abuelo, su padre, sus tíos y otros parientes fueron todos ferroviarios. También él pudo haber seguido el recto camino de los rieles pero se enamoró tempranamente del periodismo. Con este oficio ha mantenido un romance de medio siglo, que dura todavía.
En 1950 trabajó en la agencia COPER (Cooperativa de Periodistas), creada por el veterano Albino Pezoa para dar trabajo a profesionales de la prensa “cesanteados” por motivos políticos por el régimen de Gabriel González Videla. Después, entre 1952 y 1972 trabajó en los diarios El Siglo, El Espectador, Ultima Hora y La Nación, en el Departamento de Prensa de Radio Balmaceda, en la revista Qué Pasa de Buenos Aires, en el diario Puro Chile, en Televisión Nacional y, por último, en Radio Magallanes. Junto con su esposa Ligeia Balladares, también periodista, debió partir al exilio después del golpe militar.
Ambos llegaron a Moscú en 1974 y organizaron el equipo de periodistas chilenos que produjo, bajo dirección de Ravest, los diarios programas “Radio Magallanes”, que se emitían por las ondas de la emisora estatal soviética, al mismo tiempo que los de “Escucha Chile”.
Viajaron en 1980 a México y regresaron a Chile en 1983, en cuanto sus nombres dejaron de aparecer en las listas de proscritos. Trabajaron en el diario ”Fortín Mapocho”, fuerte opositor a la dictadura. Entre 1983 y 1989, Guillermo trabajó en las ediciones clandestinas de “El Siglo”.
La pareja Ravest-Balladares reside desde hace más de 20 años en San Miguel Tlaixpán, pequeña localidad cercana a la Capital Federal de México. Ambos han seguido cultivando al periodismo y también la literatura en calidad de cuentistas y narradores casi clandestinos. Guillermo Ravest es autor de un libro de memorias titulado “Pretérito Imperfecto”, que ofrece, sin duda, enorme interés porque ha sido testigo privilegiado de un período histórico turbulento, cuyas consecuencias siguen proyectándose en el presente y en el futuro. Se espera que sea publicado pronto en Chile.


Testimonio:

“Necesito que me saquen al aire inmediatamente, compañero”

Por Por Guillermo Ravest Santis, ex director de Radio Magallanes


El golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 me encontró en Radio Magallanes, de la cual era director, y cuyos estudios entonces ubicados en el sexto piso de Estado 235, tenían acceso por la entrada del Pasaje Imperio. A eso de las seis de la mañana, me despertó un telefonazo de Lucho Oliva, ingeniero a cargo de los equipos de nuestra radioemisora. “Chino –me dijo- ahora sí que empezó el golpe. Para que lleguemos juntos al centro te paso a buscar en mi auto, altiro”.
Aquel “altiro” demoró mucho más de una hora, razón por la cual, luego de traspasar varias barreras de militares, llegamos a Estado con la Plaza de Armas alrededor de las siete y media. Allí me despedí de mi mujer y mi hijo, quienes se dirigieron a la Comisión de Propaganda del Partido Comunista en Teatinos 416 y al Conservatorio Nacional de Música, sus lugares de trabajo y estudio, respectivamente.
Radio Magallanes ya vivía una nerviosa actividad. El periodista Ramiro Sepúlveda me informó de las novedades y de la ubicación de los reporteros en sus respectivos frentes de trabajo. Anotamos una sola baja: el redactor de los noticieros de la mañana, seguramente presa del pánico, abandonó la radio. Nunca más supe de él, en los 30 años transcurridos. En cambio, periodistas de los turnos vespertinos decidieron reforzar el equipo matinal porque pensaron, atinadamente, que allí eran más necesarios. Otros, como Hernán Barahona, reportero político en el Congreso, cumplido con su comentario de aquella mañana -como él mismo lo ha recordado-, se retiró de la radio. Desde que yo llegué a la Radio Magallanes alrededor de las 8:00 y hasta que se levantó el toque de queda, no lo vi más.
A ratos nos atropellábamos, pues en algunos momentos tuvimos hasta tres radiocontroles metidos en el estudio. En esos instantes nos acoplamos a la Radio Corporación para difundir las primeras alocuciones que hizo el Presidente Allende. Esta era una forma de coordinación que usábamos en tiempos de la Unidad Popular, bajo el nombre de La Voz de la Patria, para tratar de contrarrestar, en mínima medida, el potencial con que entonces contaba –en número y en kilowatios- el sistema radial de la derecha golpista. En tres oportunidades difundimos esa mañana, como La Voz de la Patria, las palabras de Allende alertando al pueblo sobre la sedición ya en marcha.
La madrugada anterior, fuerzas del Ejército habían dado inicio a la “Operación Silencio”. Allanaron e inutilizaron las plantas transmisoras de las radios de las universidades de Chile y Técnica del Estado y la Luis Emilio Recabarren, de la CUT. Entretanto, encabezadas por la emisora de la SNA, la red nacional de las Fuerzas Armadas de Chile atronaba con sus bandos y oficializaba radialmente el golpe militar. Por sus sostenida connivencia con la sedición sólo el Canal 13 dominaba las pantallas. En ese clima nos dimos cuenta que habíamos quedado solos en el aire. Recién habían sido acalladas la Radio Corporación, dirigida entonces por el Partido Socialista; la Portales, que venía navegando entonces la tortuosa ambigüedad de Raúl Tarud yla Sargento Candelaria, partidaria de la Unidad Popular.
Poco antes, en una breve reunión habíamos resuelto con Leonardo Cáceres, nuestro jefe de prensa, y Amado Felipe, jefe de radiooperadores, dar cumplimiento a decisiones operativas previamente acordadas para circunstancias como las que estábamos viviendo. Estábamos conscientes de que, ubicados a apenas cinco cuadras de La Moneda, podíamos ser allanados. Con todas sus consecuencias. Desde hacía casi dos horas un bando de la Junta Militaramenazaba a las emisoras que no se plegaran a la red golpista, de un ataque por “fuerzas de aire y tierra”.
Me correspondió proponer a los integrantes del pequeño equipo que debería apostarse en la planta transmisora de la Magallanes, ubicada en Renca, para tratar de seguir emitiendo en cualquier emergencia. Todos aceptaron inmediatamente. Ellos fueron: los periodistas Ramiro Sepúlveda, Jesús Díaz, Carmen Flores –reportera recién egresada de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile- y el locutor Agustín Cucho Fernández.
Ya estaba en su apogeo aquel desigual combate que la propaganda pinochetista, por tres décadas, ha querido presentar como la “batalla de La Moneda”. Esa de la media docena de regimientos apoyados por un comando operativo de tres de los jefes golpistas –el Mendocita recién empezaba merecer su apelativo como arrenquín-, más el Estado Mayor de las FF.AA., tanques, cañones y helicópteros, contra un puñado de una cincuentena de patriotas. El testimonio documental de ese asalto fue investigado para la historia y la dignidad nacional por la doctora Paz Rojas, Iris Largo y otros igualmente dignos, en el libro Páginas en Blanco.
Había ido a buscar un cigarrillo a mi oficina cuando, inesperadamente, sonó la Plancha. Éste era el nombre que dábamos al teléfono a magneto, accionado a manivela, que nos comunicaba directamente con el despacho presidencial de La Moneda. Los golpistas ya habían amenazado bombardear el histórico palacio de gobierno. Contesté el llamado telefónico. Era la inconfundible voz del Presidente Allende.

- ¿Quién habla?
- Ravest, compañero…
- Necesito que me saquen al aire, inmediatamente, compañero…
- Deme un minuto, para ordenar la grabación…
- No, compañero. Preciso que me saquen al aire inmediatamente, no hay tiempo que perder…
Sin sacarme la bocina de la oreja, grité a Amado Felipe –quien se encontraba al frente de las perillas del control en el estudio- que instalara una cinta para grabarle y a Leonardo Cáceres, que corriera al micrófono a fin de anunciar al Presidente. Allende debe haber escuchado esos gritos. Le pedí: “Cuente tres, por favor, compañero, y parta…”.
Pese al nerviosismo de esos instantes, Amado Felipe –un gordo hiperkinético siempre jovial, hijo de refugiados españoles- tuvo la sangre fría o la clarividencia histórica de empezar a difundir al aire los primeros acordes de la Canción Nacional, a los que se mezcló la voz de Leonardo Cáceres, anunciando las que serían las últimas palabras del Presidente constitucional.
La tensión del momento explica por qué en esa grabación no sólo aparece la voz de Allende. A Felipe se le quedó abierto el micrófono de ambiente, hecho que aclara por qué en su original ella registrara mi voz pidiendo a gritos a alguien: “¡Cierren esa puerta, huevones!”. Los asaltantes de La Moneda, por su parte, le pusieron o añadieron su música de fondo: balazos, disparos de artillería y hasta ruidos de aviones. No eran momentos protocolares. Tras su última frase y, sin colgar, Allende me añadió un escueto: “No hay más, compañero, eso es todo”. Y como siempre ocurre en ciertas circunstancias solemnes o dramáticas, no faltó el añadido de una nota ridícula. Soy su autor. A modo de despedida le dije: “Cuídese, compañero”.
Tras haber presentado a Allende ante el micrófono. Leonardo se acercó a mi lado, junto a la Plancha. Ambos habíamos escuchado aquellas últimas palabras. Le comenté escuetamente: “Este es su testamento político. Flaco, estamos sonados…”. Con un locutor y otro periodista proseguimos la transmisión de la Magallanes. Estuvimos de acuerdo en difundir por segunda vez el discurso de Allende. Alrededor de las 10.20 de esa mañana, imprevistamente, nos sacaron del aire. Tratamos de establecer comunicación telefónica con la planta. Nadie respondió. Dedujimos que ya estaba en poder de los golpistas y nuestros compañeros muertos o detenidos.
En una breve reunión decidimos que lo único cuerdo en ese momento era desalojar los estudios. Amado Felipe, quien era el secretario político de nuestra célula del PC, y yo, decidimos quedarnos para revisar si en los estudios había papeles con nombres o menciones partidarias. Todo indicaba que un estilo de fascismo mapochino actuaba ahora desembozadamente.
Tras una despedida que no dejó de ser emocional, porque no era seguro que volviéramos a vernos vivos, varios compañeros reiteraron su fervor irrenunciable hacia la causa que encabezara el Presidente Allende. Cada uno partió a su hogar, porque ya se había hecho público que a las 14 horas comenzaba el toque de queda. Los dos compañeros de “seguridad” que nos había asignado el Comité Regional Capital del PC, prefirieron quedarse con nosotros.
Los dos días siguientes fueron agobiadoramente largos y tensos. Nos dividimos la tarea de la vigilancia de la radio, ahora convertida en ratonera, pues contaba con un solo acceso por la escalera y los ascensores. Nos esforzábamos por no ser sorprendidos si ocurría el allanamiento. Dormíamos por turnos. Volvimos a hacer una acuciosa revisión de todos los estudios. Lo más provechoso que hicimos con Amado Felipe fue dedicar muchas horas a reproducir las últimas palabras de Allende en unos pequeños carretes de cinta magnética. Así llegó el mediodía del jueves 13. Levantado el toque de queda, cerramos los estudios con llave. Nos despedimos antes de abandonar el pasaje Imperio. A Amado Felipe nunca más lo volví a ver.
Tres meses más tarde yo me asilaba en dependencias de la embajada de la entonces República Federal de Alemania, en un piso alto frente al Municipal, mediante los oficios solidarios del Agregado de Prensa Raban von Metzinger. Tuve que hacerlo porque a los generales de la Junta no les agradó que Allende los hubiese tratado en su discurso como lo que eran: traidores. Se ordenó mi detención; la evadí al costo de permanecer con mi mujer y mi hija chica, tres meses en una oficina de esa embajada y diez años en el exilio.
Aquel jueves me encontré con Ligeia, mi mujer, en Huérfanos frente al cine Central. Toda la gran manzana estaba atestada de militares armados. A ella le habían asegurado que ya era viuda, pues “a todos los de la Magallanes los mataron”. Pero algún militar que se distrajo de las interferencias telefónicas a la radio posibilitó que nos pudiéramos contactar por esa vía el día anterior. Y aunque no sabía qué podría ocurrir después, me avisó que pasaría a buscarme apenas levantaran el toque de queda. Junto con abrazarnos, emocionados hasta la pepa del alma, ella me preguntó:
 “¿Traes algo comprometedor?”. Cándida y honestamente respondí que no. Al menos así lo consideraba. Pero en el abrazo me delataron las cintas grabadas. Me miró como sólo ella sabe hacerlo.

-Bah, de veras –respondí- son copias del discurso de Allende.

También me sacó, entre nuevos abrazos, mi carnet del PC. Los metió sigilosamente en su bolsa del infaltable tejido. Y como dos viejos amorosos caminamos despacio hacia la casa de nuestra hija en el centro. Allí permanecimos un día. Y partimos hacia nuestra casa en Macul.
Así creí que terminaba esta historia. Pero siguió. Por medio de un “correo” envié diez de esas cintas grabadas a don Américo Zorrilla, quien participaba entonces en la dirección clandestina del PC, pues ya había recibido el encargo de repartir el resto entre el enjambre de corresponsales extranjeros que entonces pululaba en Santiago.
Nunca volví a ver a Amado Felipe, nuestro jefe de radiooperadores: incluido “democráticamente” en lista negra por los empresarios radiales y absolutamente cesante, se suicidó tiempo más tarde.

Testimonio


“El control bajó el volumen de la música y yo anuncié al Presidente”

Por Leonardo Cáceres


El 11 de septiembre de 1973 era martes y estaba nublado. Me desperté muy temprano, cuando el teléfono me transmitió la nerviosa información de un amigo que trabajaba en Investigaciones: estaba confirmado que había un levantamiento militar en curso, y en Valparaíso, la escuadra que participaba en la Operación Unitas había vuelto al puerto. Yo nunca había estado en un golpe de Estado. No sabía ni remotamente qué hacer ni de qué preocuparme.
Miraba pensativo por una ventana de mi casa, en la calle Tomás Moro, cuando vi que se abrían las puertas de la cercana residencia presidencial y tres o cuatro autos Fiat, escoltados por varias “tanquetas” de carabineros, salían a toda velocidad y se dirigieron hacia la avenida Colón. Ya no me cupo duda, algo grave estaba pasando: en uno de esos autos iba el Presidente Allende.
En mi citroneta me fui al centro, donde trabajaba como jefe de prensa de Radio Magallanes. En camino por Apoquindo y Providencia fui escuchando radio. Pasaba de la Agricultura, que emitía la marcial voz de Gabito Hernández alternada con la lectura de los primeros bandos militares y discos de Los Cuatro Cuartos, Los Quincheros y similares; a la Corporación y la Portales. De pronto escuché la voz del Presidente. Fue su primer mensaje. Él se había comunicado con Radio Corporación, como supe después.
Las emisoras de izquierda (Portales, Corporación, Magallanes, Candelaria, Recabarren y alguna más) integraban una cadena voluntaria y militante, La Voz de la Patria, que se enganchaba cada vez que era necesario para respaldar al Gobierno Popular, como réplica a la poderosa cadena de la oposición que tenía como cabeza a la Agricultura.
Llegué a la radio, en calle Estado con Agustinas, poco después de las 8. Ya estaban todos. Guillermo Ravest, el director, Eulogio Suárez, el gerente; los periodistas, los locutores. Se vivía un clima de máxima tensión, con la adrenalina a tope. Se intercambiaban las noticias con los rumores en medio de una sensación de caos. Sonaban todos los teléfonos al mismo tiempo. El Presidente volvió a dirigir al país un breve mensaje.
Hicimos la “pauta” del día sobre la marcha, envié periodistas a las sedes de los partidos y de la Central Única de Trabajadores, a la Asistencia Pública y, en especial, despachamos un móvil con tres periodistas a la planta transmisora de la Radio. ¿Quién podría asegurarnos que los golpistas no intentaran silenciar las radios, y para ello ocuparan los estudios de la calle Estado? En ese caso, la radio podría seguir transmitiendo desde la misma planta.
Muy temprano, ese día, los militares habían silenciado la radio de la Universidad Técnica del Estado. Poco después la Corporación. Así, la Magallanes quedó sola en el aire.
Redactábamos noticias a toda velocidad y las pasábamos al estudio para que los locutores las leyeran entre un disco y otro del Quilapayún o el Inti Illimani. En cierto momento entré al estudio y me quedé ayudando a leer unos comunicados de los cordones industriales y de la CUT. De pronto Ravest aparece agitando los brazos y tocando el cristal que separaba al estudio de la sala de control. En esta última había un teléfono a magneto conectado en directo con la oficina del Presidente en La Moneda. Había teléfonos similares a éste en las radios Portales y Corporación. Ravest nos dijo por comunicación interna que Allende estaba en línea y que teníamos anunciarlo de inmediato, sin esperar el final del disco que tocábamos. De inmediato. El control bajó el volumen de la música y yo anuncié al Presidente.
Ninguno de nosotros sabía que ésta iba a ser la última vez que el Presidente Allende hablara al país. No lo sabíamos, pero yo creo que sí. Era clarísimo, estaba hablando con la vista fija en los chilenos del futuro, en los que iban a sobrevivir al golpe, en los que iban a oír su voz diez, veinte o treinta años después. Allende habló para la historia.
El trabajo seguía, nervioso, en los estudios. Escuchábamos la voz del Presidente y al mismo tiempo ordenábamos los textos que se iban a leer a continuación y discutíamos con los periodistas. El radioperador había dejado abiertos los micrófonos del estudio mientras se emitía la voz del Presidente y por eso, en las grabaciones de ese histórico discurso, se oyen de fondo voces y órdenes.
Terminó el discurso presidencial y siguió la transmisión especial… hasta que alguien nos avisó que la planta transmisora había sido asaltada por un comando militar, el personal que allí estaba había sido detenido, y nosotros ya no estábamos en el aire. Nadie se fue a su casa, todos nos quedamos en la radio esperando lo que iba a venir.
Un par de horas después vimos por las ventanas de la calle Estado, que daban al poniente, a los aviones Hawker Hunter que lanzaban cohetes sobre La Moneda. Segundos más tarde, las llamas de un gigantesco incendio. Se quemaba la historia, nuestra historia, se incendiaban los símbolos de estabilidad y confianza en nuestra patria, en la democracia, en el avance hacia un país mejor y más justo. La feroz hoguera duró 17 años.
Escuche aquí el último discurso del Presidente Salvador Allende


Carta publicada por Rubén Adrián Valenzuela en The Paskin


http://elpaskin3.lacoctelera.net/post/2009/10/17/la-verdadera-historia-las-cintas-con-ultimas-palabras-de


LA VERDADERA HISTORIA DE LAS CINTAS CON LAS ULTIMAS PALABRAS DE SALVADOR ALLENDE


Rubén Adrián Valenzuela, desde Barcelona, España.
"No hay nada peor que tener un jefe pusilánime y cobarde"


A raíz de la polémica sobre quien grabó y sacó de Chile las cintas con las últimas palabras del Presidente Salvador Allende, el periodista Rubén Adrián Valenzuela, que en l973 trabajaba en Radio Magallanes y hoy reside en Barcelona, España, envió una extensa carta a la Editorial LOM, que no ha tenido respuesta en casi un año. Hoy damos cuenta de esa misiva con la intención de aportar luz a una cuestión que no es menor. Valenzuela dice que él grabó y distribuyó esas cintas en tanto que periodista y no militante. "Por lo tanto, esta es la historia o parte de la historia del periodismo chileno, que comienza con fray Camilo Henríquez y se prolonga hasta nuestros días.
Señores Lom Ediciones: Me he enterado que estais estudiando la posibilidad de editar un libro con el supuesto rescatador de la cinta con las últimas palabras del Presidente Salvador Allende Salvador Allende, el señor Ravest, a quien conocí en Radio Magallanes como "El Chino" Ravest.
Este compañero, a quien le brindé afecto y respeto hasta el día 11 de septiembre de 1973, era el director administrativo de Radio Magallanes (el jefe de Prensa era el periodista Leonardo Cáceres) y juntos, de madrugada, la noche del 10 al 11 de septiembre de ese año, hicimos guardia en la sala de redacción de la emisora. NO había nadie más que nosotros dos y todos los nombres que ahora comienzan a figurar, habiendo sido efectivamente parte del personal de la emisora, fueron sumándose en las primeras horas, del martes 11.
"El joven Valenzuela", como parece que dice cuando se refiere a mí en su texto, supo a las 11 de la noche del lunes 10 de septiembre que el golpe estaba en marcha. Yo era el reportero de Moneda en la Magallanes y cada tanto, en razón de mi anterior frente: Defensa, pasaba al Ministerio, donde conservaba algunos amigos (entre ellos el general Augusto Pinochet, que había sido mi instructor en un curso de corresponsales de guerra en Iquique).
Aquella noche, antes de ir a mi guardia en la Radio Magallanes, visité al Mayor Zavala, quien estaba de oficial al mando el el Min. de Defensa y se aprestaba a pasar la noche en una pequeña habitación, a la derecha de la entrada tras subir las escaleras.
El Mayor Zavala afirmó de pronto, sin requerimiento, que aquella noche comenzaba "un nuevo día para nuestra patria" y sugirió que me fuese a casa ya mismo, porque las cosas se iban a poner muy feas en las próximas horas.
Con esta información me fui a la Radio, donde el Chino Ravest ya estaba en su despacho y cuando le comenté lo que sabía me respondió: "Compañero Valenzuela, ¿usted cree que si hubiera un golpe militar en marcha, un mayor de guardia, sin mando de tropa, se lo iba a contar a un simple reportero de radio?
Con el correr de las horas comezamos a recibir llamadas telefónicas del norte y sur del país, advirtiéndonos de movimientos militares. Nos llamaron de Investigaciones, de Seguridad del Partido Socialista y hasta de Investigaciones, donde querían saber si el director, Alfredo Joignant, había dado señales de vida por ese lugar, pues estaba desaparecido.
Las señales eran tan claras, que varias veces insistí ante Ravest para que llamásemos a la casa del Presidente Allende para informar lo que sabíamos: "¿Despertar al Presidente para contarle un rumor no confirmado?
Ravest me prohibió hacer ninguna llamada más a ninguna persona que tuviese que ver con seguridad y con el Presidente. Yo había insistido diciendo que al menos llamásemos al ministro del Interior.
Como a las 3,00 de la madrugada me llamó la madre de uno de los marineros que habían sido acusados de intentar sublevar a la tripulación de la escuadra nacional. Dijo que un sobrino suyo, que también era marinero, había sido arrestado cuando salía franco para ir a su casa y que nada se sabía de él y se sospechaba que había sido decretada la alerta entre la tropa.
Frente a esta nueva evidencia, pregunté a Ravest, mientras él revisaba un teletipo: ¿Qué pasará esta vez si hay un golpe militar en marcha, compañero?"
Su respuesta, que me ha sonado todos estos años como una burla, fue: "Hay decisión revolucionaria, compañero Valenzuela".
Entre las siete y las ocho de la mañana del día 11 las noticias del retorno de la escuadra al puerto de Valparaíso hicieron evidente que las noticias del golpe estaban confirmadas.
Leonardo Cáceres, que había llegado a eso de las siete, cumplía una extraordinaria labor desde el micrófono, dirigiendo una emisión que llamaron "La voz de la patria".
Ravest, desde su oficina de director ordenó que si había armas entre el personal de la radio, las entregáramos a los encargados de seguridad "para que si vienen los militares a allanarnos, vean que somos respetuosos de la ley".
Confiscaron hasta las limas de uñas de las mujeres y yo tuve que entregar un cortaplumas suizo, multiusos, que había llevado desde adolescente conmigo.
Nuevamente miente Ravest cuando dice que él llamó a La Moneda, al despacho del Presidente, porque el teléfono de magneto estaba en un rincón de la sala de prensa, bajo un cartón que decía en letras de molde: "No tocar".
Cuando nos dejaron bloqueados, sin teléfonos directos, fue como un anticipo de que nos iban a silenciar. Entonces por mi cuenta y riesgo, sin saber si el teléfono de magneto estaba aun activo, giré la manivela y esperé. Tras breves segundos una voz dijo desde el otro extremo de la línea: "Habla Salvador Allende, quien llama?
-Valenzuela, compañero, en Radio Magallanes.
-¿Están en el aire todavía?
- Sí, compañero.
- Quiero hablar, no hay tiempo que perder...
Avisé a gritos a Amado Felipe, para que hiciera la conexión y mientras él hacía lo necesario, el Presidente me habló. Creía que Pinochet no estaba en la conjura y cuando le dije que el general aparecía firmando el bando número 1, respondió que le podían haber tomado el nombre, que intentásemos hablar con él.-
Amado felipe gritó: "Dile que cuente hasta tres y comience a hablar"
Yo estimé que el Presidente no tenía por qué saber que esa era una cuestión técnica de la radio y dije: "Compañero presidente, voy a contar hasta tres y entonces usted puede comenzar a hablar". Conté hasta tres pero el Presidente siguió en silencio, a raíz de lo cual grité: "¡Ya compañero, comience!
El resto ustedes ya lo saben. Mi voz, con la cuenta hasta tres y con mi grito de "Ya compañero, comience", está grabada en la cinta original, que YO saqué de la radio y llevé conmigo a la Posta Central, bajo mi camisa, tras haber sido herido en la esquina de Bandera y Alameda.
El Presidente Allende habló tres veces por Radio Magallanes. No una como se dice. La segunda fue cuando acabó la primera arenga, explicando la situación de la escuadra y su esperanza de que los comandantes en jefe del ejercito y aviación cumplieran con su deber. Cuando acabó, me preguntó si había salido bien. Luego me preguntó si teníamos una "plancha" (equipos de comunicacion Motorola con los que estaba dotada la radio) y cuando le respondí que sí, me ordenó que me fuese a la sede de la Democracia Cristiana y tratara de sacar al aire a Bernardo Leighton, quien, según dijo textualmente: "Ayer me prometió que si había un intento de golpe haría un llamado a las bases de la DC para que se opusieran".
Luego, si nos atenemos a los hechos que he relatado, debo recalcar que yo caí herido en la calle intentado cumplir una orden del Presidente de Chile Salvador Allende.
A todo esto, en la radio, Ravest, cuando escuchó que el Presidente estaba en el aire, corrió hacía la sala de prensa, donde me vió con el teléfono en la oreja, mientras yo, con una mano, tapaba el auricular para que no se filtraran los ruidos. Me hizo un gesto de reprobación con la cabeza y en eso llamaron de la planta de la emisora para decir que tenían problemas con los carabineros que estaban allí para protegerla. Ravest gritó, casi encima del teléfono por el cual hablaba el Presidente . "¡Que saquen esa gente y que pongan otra!", cosa que también está grabada a mitad del discurso.
Allende acabó con un "Viva Chile, vivan los trabajadores" y desde el control alguien puso el disco de Quilapayun "No nos moverán", que fue interrumpido en mitad de una frase que se fue yendo en un "fade" distorcionado muy premonitorio de lo que iba a pasar.
Leonardo Cáceres, que había estado en el locutorio apareció en la sala de prensa y autorizó que yo cogiera una plancha y me fuese a la DC, despidiéndose de mi muy afectuoso: "Que no te pase nada, Valenzuela". "Yo respondí una chorrada, producto de la tensión en que estábamos: "No me van bien las chaquetas con agujeros de bala".
Al salir, Amado Felipe me dio un abrazo y un paquete, en un bolsa de papel, en la que iban las cintas (tres, pequeñas) con el original del discurso de Salvador Allende.
Estas cintas las copié mas tarde, en mi casa, en distintos formatos, pero la primera copia, en una cassette, la ocultamos de tal manera que la periodista Verónica Ahumada, hasta entonces secretaria de prensa del Presidente Allende, pudo introducírsela en la vagina y pasar con ella los controles del aeropuerto cuando salió hacia Buenos Aires. Ella entregó esta grabación a los periodistas argentinos y al general Prats, a quien visitaba con frecuencia en su casa de la calle Malabia, ya que vivían muy cerca en Bs.As.
A Verónica la pueden consultar en su actual despacho de La Moneda, donde entiendo que trabaja con la Presidenta Michelle Bachelet.
Todas estas cosas (salvo el detalle de cómo sacó Verónica Ahumada la cinta hacia Argentina) las comenté hace muchos años en el diario Pueblo de Madrid (ya desaparecido) y más tarde en una carta a El Mercurio, con motivo de una corrección a otro que se atribuyó haber conectado a Salvador Allende con radio Magallanes.
Sobre el destino de las cintas y sobre qué pasó con la "plancha" Motorola que intenté llevar a la sede de la DC me explayaré más adelante, si alguno de ustedes demuestra interés por mis notas.
A don Bernardo Leighton le comenté las instrucciones de Salvador Allende, en el Casino (o Círculo no estoy seguro) Español de calle Alameda, cuando le rindieron un homenaje con motivo de su vuelta a Chile, tras el atentado que casi le costó la vida en Italia. El exvicepresidente lloró de emoción al saber que Allende había confiado en él hasta el final y sólo dijo "a esa hora ya todo estaba perdido".

P.D.: Otras prueba de la frágil memoria de Ravest es cuando se refiere al periodista Ramiro Sepúlveda, quien salió de la radio para ir a hacerse cargo de la planta transmisora, pues se pensaba que desde allí se podría seguir emitiendo si nos silenciaban en el centro. Al llegar a la planta Ramiro tuvo un problema con los carabineros dispuestos allí para proteger las instalaciones y, puesto que allí mismo los uniformados se dieron vuelta la chaqueta, lo detuvieron y trasladaron al Estadio Nacional, de donde salió meses.


R.A.V. El de siempre
rubenadrianvalenzuela@yahoo.es
______________________________