Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

sábado, 19 de agosto de 2017

Petit País

La rosa de la paz Amaral 2 con letra IES Sentmenat

LAS RAMBLAS DE BARCELONA


Una bonita imagen sobre Barcelona mi ciudad. Esa ciudad donde todos los colectivos e ideologías de paz tienen cabida. Esa Barcelona grande con gente maravillosa que lucha para salir del pozo contracorriente, casi siempre incomprendida, tantas veces denostada, pero que siempre se alza por encima de las dificultades. Ninguna agresión, ninguna maniobra oportunista de la intolerancia harán que nuestro karma cambie, ni que el dolor se convierta en miedo

"La calle más alegre del mundo, la calle donde viven juntas a la vez las cuatro estaciones del año, la única calle de la tierra que yo desearía que no se acabara nunca, rica en sonidos, abundante de brisas, hermosa de encuentros, antigua de sangre: Rambla de Barrcelona."
-Federico García Lorca-.

Este fragmento en prosa se lo regaló el poeta a las floristas del paseo a finales de 1935 durante su estancia en la cuidad con motivo del estreno de Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores".

(Gracias por enviármelo  Sakk)

miércoles, 2 de noviembre de 2016

CUQUI - LO QUE NO QUIERO OLVIDAR


No podré olvidar el día que te acogimos. Llegaste a casa en un transportín. Luis te soltó en el pasillo y saliste asustada . Mi primer pensamiento fue que no eras un perro muy bonito, muy negrita y peluda, pero conforme avanzabas hacia el salón y salías de la oscuridad vi que eras preciosa con tus grandes orejotas de liebre Nunca antes había tenido un perro y me dabas algo de miedo.
Mis hijos estaban contentos, deseaban tener una mascota y  no te temían. 
Pronto me di cuenta de que eras un ser dócil, cariñoso y bueno, jamás destrozaste ni una sola zapatilla. 
Temía el momento de pasearte por la calle y que los otros perros se te acercaran, pero las dos superamos ese miedo, tu antes que yo ya que  aunque muy pequeña siempre fuiste brava.
No podré olvidar como me escondía en el descansillo de los ascensores y cuando te abrían la puerta y te dabas cuenta de que yo no estaba me buscabas como loquita hasta encontrarme.
No quiero olvidar como saltabas por encima nuestro de un sofá a otro como un conejo loco, provocando nuestras risas.
No podré olvidar como nos recibías contenta en la puerta al volver del trabajo, ni como eras capaz de detectar a Luis cuando iba por la calle todavía por el sonido de sus llaves y su forma particular de llamarte con chasquidos.
No podré olvidar que fuiste una perrita buena, casi nunca ladrabas, al menos que algún perro se nos acercara. En casa  jamás.
No podré olvidar esos paseos por el parque y los buenos amigos que hicimos tu y yo en todas esas salidas diarias. Esas largas y maravillosas charlas con mi querido amigo  Pepe que solo fueron posibles gracias a tu existencia y nuestro querido Soul que se fue antes que tu y que estoy segura de que te habrá recibido en el cielo con una gran fiesta.
No podré olvidar como mis hijos pasaron a abrazarte a ti cuando salían de la escuela y pasé a un segundo término aunque feliz al presenciar vuestra alegría al reencontraros los tres, finalmente, los tres erais mis niños queridos.
Voy a olvidar los últimos tiempos en los que tus facultades mermaron y ya no salíamos a la calle y día tras día me daba cuenta de que ya no eras muy consciente salvo en pequeños momentos, empezabas a irte de nuestro lado.
Han sido 19 años de una historia de amor a tu lado donde todos en casa te  idolatramos y mimamos hasta el último momento. Has sido una  perrita que todo lo que nos ha dado ha sido bueno, amor, risas, fidelidad.... hasta ese maldito día 31 de octubre a las 7 menos cuarto cuando tu corazón dejó de latir.
Nunca te podré olvidar, porque se que sigues aquí. Aún te noto caminando entre mis pies y hasta a ratos puedo percibir tu olor. 
Cuqui extraño que me marques orinando mis zapatillas como en los últimos días, jamás pensé que pudiera echar de menos esto. Tampoco podré ni quiero olvidarlo.

Te quise, te quiero y te querré

martes, 29 de marzo de 2016

La vida al pasar las vueltas que da




Siempre pensé que el paso de lo años terminaría con mi fantasía, con la ilusión por aprender y experimentar nuevas situaciones. Gano edad y sin embargo mi corazón y mi mente siguen jóvenes, tan solo ocupan su papel de conocimiento proporcionado por las experiencias buenas y malas que trae la vida cuando hablo con gente joven que me importa, en un vano intento de que no reproduzcan mis errores, pero hasta yo que me he equivocado tanto y que además no me arrepiento de nada, se que nadie aprende con historias ajenas, solo se aprende saliendo al escenario de la realidad, haciendo apuestas unas veces emocionales, otras económicas y asumiendo sus consecuencias.
Finalmente “nunca el tiempo es perdido” como dice la canción, probablemente aún sabiendo los resultados nefastos de algunas de mis decisiones volvería a lanzarme al volcán de nuevo por esa mala costumbre mía de solo recordar lo positivo y por tener fe en la humanidad.
Pero este texto no iba por este derrotero, este escrito se refiere la pasión que despierta en mi la música, de como dejo entrar en mi vida y aprendo a amar estilos que antes me hacían salir corriendo.
Y es que como decía antes, solo el cuerpo envejece y todos los días descubro nuevas canciones como si fuera una jovencita que abre sus ojos al mundo y se sorprende de como unas guitarras eléctricas pueden hacele vibrar de emoción.
Y no es que las guitarras roqueras hayan desalojado a los blues, el jazz, o esas canciones romanticoides que tanto me gustan, porque todas caben en mi vida, es solamente que no prestaba la debida atención al rock.
Me pregunto que decidiría si por desventura debiera elegir entre quedarme ciega o sorda, ojalá nunca ocurra, sería una decisión muy difícil puesto que la vista es muy importante, pero no se que sería de mi vida sin la música.

La vida es maravillosa. Nuevos amig@s, nuevas vivencias, nuevas canciones y un corazón forever young




Te amé tanto que me da vergüenza recordarlo



domingo, 23 de agosto de 2015

Callada


Sentada frente a la puerta, siento que me miras desde lejos y te acercas cada vez mas.
A penas te atreves a decirme unas palabras pero la ley de la atracción te impide quitar tus ojos de mi, mientras te preguntas tantas cosas.
Callada, mirando al suelo,  apuro en un vaso el licor ardiente que me adormece a estas horas. La música triste me evoca tiempos en los que no había cabida para la oscuridad.
No se por qué estás aquí, tan cerca de mi,  no se por qué sigues mis pasos en la noche de los tiempos, porque puedo sentir tus miradas, hasta el sonido de tus pasos en el parquét.
Me fui hace años y hoy soy otra, elegí dejar de existir para ti.




jueves, 20 de agosto de 2015

Lina Morgan




Hay personas a las que nunca conocimos a nivel personal  pero que marcan nuestras vidas agradablemente.
Hoy ha muerto Lina Morgan, una artista que nos alegró muchos momentos con su saber hacer.
Se fue otro icono de los que me acompañaron durante la niñez y a lo largo de mi vida.
Recuerdo haber coincidido con ella en la cola de la taquilla  del teatro Coliseum, hace muchos años. Me hubiera gustado darle un beso o un abrazo, porque realmente es una actriz a la que le tenía cariño y simpatía, pero el talante catalán respeta y evita molestar a la gente famosa en la calle cuando no están trabajando, así que me contenté con mirarle y sonreírle.
Se nos ha ido alguien que además de ser grande en su profesión, parece que también invirtió su tiempo y su hacienda para ayudar a otros, alguien que al final de sus funciones se mezclaba entre el público para darles y recibir su cariño.
Siempre estará en el recuerdo de muchos de nosotros esta gran actriz que nunca ganó un Goya, pero que estoy segura de que ha dejado una profunda huella de admiración y estima en los corazones de sus espectadores.
Hasta siempre Lina Morgan, sin lágrimas, con la sonrisa que tu mereces.



Alguien volvió a nombrarle





Estaba casi segura de tener el dichoso tema superado, pero hoy alguien volvió a nombrarle.

Fue una conversación sobre esas cicatrices que van cerrando en falso y que  siempre dejan una marca para recordarnos que existió una herida que causó mucho dolor.
Tarea dura es ponerse ante un espejo, sin ruido, sin distracciones y encontrarse frente a frente con una misma. 
La realidad volvía a hacerle tantas preguntas, esas que elude mientras barre  escondiendo sus sentimientos debajo de la alfombra.
De nuevo alguien puso ante si  ese espejo que la hace vulnerable y  al que tanto teme. 
Su sistema de defensa quedó en stand by y se atrevió a confesar lo que en realidad sentía,  porque  sabe que el sabe que  hay gestos en las comisuras de sus labios que son muy difíciles de esconder  y la delatan por mas que quiera disimular.
Hoy tras varios años de mejillas secas de lluvia y  de miradas extraviadas por encima del presente,  una lágrima volvió a rodar por su tez tibia por el recuerdo de lo que pudo haber sido y que se convirtió en una hecatombe de grandes dimensiones Una inversión emocional declarada en quiebra.
Hoy bajó por dos minutos la guardia y  se dio licencia para no ser esa persona aparentemente alegre y despreocupada que ha aprendido a proyectar, solamente para evitar que le pregunten sobre lo que quisiera poder olvidar por completo, pero hoy alguien volvió a nombrarle....
.

martes, 11 de agosto de 2015

Alguien nuevo en la recta de salida



Subió con rapidez la colina. La noche era clara, las luces del norte invadían el cosmos y la luna brillaba inmensa.
Su aliento flotaba en el aire frío y cansada se sentó en  un peñasco de la cima.
No era la primera vez que subía un monte de noche,  casi a oscuras, tropezando  por un lugar donde no había más iluminación que la que brindaba el cielo.
Lentamente sus latidos volvieron a la normalidad y el espectáculo celestial era tan impresionante que se tumbó en la hierba para contemplarlo en todo su esplendor.
Poco a poco sus recuerdos  fueron adueñándose de su mente y las estrellas fueron pasando a un segundo plano.
Salió corriendo de la casa huyendo de su propia  historia, esa que nuevamente veía reflejada en otra persona y tomo el camino más corto en mitad de la noche y el frío.
Los sentimientos son iguales en las mujeres enamoradas, creemos que ningún amor es más hermoso y firme que el nuestro   y cuando este termina necesitamos desahogarnos de alguna forma, unas hablan, otras escriben y otras, simplemente lloran. 
El ofuscamiento, el enfado, la lástima y más tarde la resignación ante lo que es incomprensible. Lo que sucede en unas horas, el no saber por qué algo perfecto debe terminar, no  entendiendo que había cambiado.
Y el proceso eterno sigue su curso y con el tiempo lo ininteligible  toma cuerpo y se resuelve.  Es la rueda que no tiene fin.
Otra mujer de nuevo vuelve a ver en otra su propia historia y así una y otra vez.  Un cadáver más abandonado en la cuneta de la vida.
El hito de un ser desesperado que cree saber que quiere pero al que nadie le satisface, solo  usa y tira en una búsqueda imposible.  Siempre falto de amor,  jugando con los destinos de todas ellas. Desorden y caos es su consigna.
Hay alguien  nuevo en la recta de salida de lo mágico, con un triste destino, escuchando de nuevo esta canción......



sábado, 8 de agosto de 2015

Juntos lo haremos posible



Durante las Olimpiadas del 92 que se celebraron en Barcelona,  recuerdo el ambiente que se vivía aquí.  La gente parecía muy féliz, era una alegría contagiosa que venía reforzada con los constantes obsequios de m&m que te entregaban en  lugares puntuales de la ciudad.  En aquellos años mi ciudad no era ni la mitad de turística que es ahora y si, las Olimpiadas cambiaron toda la ciudad y el rumbo de nuestras vidas y lo cierto es que fue para mejorar.
Llegaron atletas y personas de todos los rincones del planeta y no sé por qué extraña razón todos teníamos una sonrisa en los labios.  En el aire cálido  flotaba la complicidad de los que saben que comparten un momento importante y ahora mismo vuelvo a sentir esa agradable sensación.
El destino nos depara sorpresas y no siempre agradables, es algo que se aprende y en cada experiencia se  envejece un poco mas, en ocasiones  hasta quedas kao por años, por mucho que  siempre sonríes las cicatrices están para que no olvides, sin embargo, ahora, vuelvo a sentir un cúmulo de ilusiones renovadas y la más importante de ellas es que hay muchas posibilidades de que mi nación por fin se libere y vuelva a ser un estado.
Estos días me estoy dando baños de actos políticos y sociales porque no quiero perderme ni un solo momento de esta historia que termina y que con suerte dará paso a otra mucho mejor. Soy consciente de que estamos viviendo una ocasión única, podría decirse que es ahora o nunca, porque si no salimos airosos de esta hazaña, que no nos la pondrán fácil, por más que sigamos luchando es muy probable que no se vuelva a repetir en décadas, o quien sabe, quizás jamás y aunque nosotros sigamos luchando desde la paz, como hicimos siempre difícilmente podré ver una Catalunya libre antes de morir.
El pasado 9 de noviembre fue una experiencia maravillosa, para los votantes y para los que decidimos jugárnosla como voluntarios en las mesas de votación, porque sin miedo a cuantas  amenazas nos hicieron desde Madrid,  acudimos seguros y con la satisfacción de formar parte de todo este proceso que lleva ya cinco años a toda máquina y que nadie sospechábamos que nos llevaría a este punto con tanta rapidez.
Hay trenes que pasan muy pocas veces en la vida de una persona y este es uno que no podemos permitirnos perder,  por lo que en estos casi dos meses que nos quedan para votar  vamos a unir a este optimismo contagioso las ganas de trabajar, de informar, de disipar dudas de quienes todavía sienten miedo a los cambios y  vamos a conseguir que el futuro de nuestros hijos y nietos y de los que vendrán sea mejor que el que nosotros hemos vivido bajo la falda de una mala madre, injusta y egoísta.
Y si… en el aire se respira ilusión, felicidad y esperanza…. Hay que tener valor, vamos a tenerlo y vamos a ganar. Juntos lo haremos posible.
Visca Catalunya lliure!!  ||||

sábado, 1 de agosto de 2015

Páginas que se abren otra vez






Y ahora que frente a mi vuelve a aparecer el  horizonte


Ahora que el dolor quedó atrás


Los retos aparecen y la ilusión renace,



Veo que mi vida vuelva a cambiar

desordenadamente, locamente de nuevo

Voy a dejarme llevar, con los ojos entreabiertos

Cerrados nunca jamás.

Mi nación cambia y se libera al mismo tiempo que yo

Las cadenas están casi rotas 

Y las dos volvemos a respirar la brisa que viene del mar

Soñar libres  en los amaneceres cálidos de la playa

Los acordes de su guitarra me muestran el camino

Una vez mas, las mariposas aletean en mi corazón





jueves, 15 de mayo de 2014

Y colorín colorado




Adios.-





La violencia perversa

Las personas a lo largo de nuestras vidas vamos creando y manteniendo relaciones que nos resultan estimulantes, ya que nos incitan a dar lo mejor de nosotros mismos, pero también podemos llegar a mantener otro tipo de relaciones que nos desgastan, haciéndonos estar en una situación de tensión constante, pudiendo llegar a destrozarnos.
La violencia perversa, maltrato psicológico o acoso moral puede llegar a hacer pedazos a una persona, produciendo un asesinato psicológico en toda regla.

¿Cómo ocurre?

El proceso de violencia perversa se caracteriza por ser complejo, ya que es enmascarado, íntimo y cerrado. Es como si fuera una violencia “limpia” porque nadie ve nada, solo las víctimas identifican las huellas de las insinuaciones que lleva a cabo el agresor, el cual prefiere destruir indirectamente, o que la víctima con el paso del tiempo lo consiga sola.
La hostilidad se encuentra presente constantemente, tras la apariencia de pequeños toques diarios o semanales, durante meses e incluso años, a través de un tono frío, que la víctima reconoce sin equivocarse. Y si ésta responde a la provocación con una subida de tono, si hay gente alrededor, les parecerá como la agresiva, aprovechando en este momento el agresor para adoptar su posición de víctima. Pero si la víctima planta cara al dominio, la estrategia perversa se revela con total claridad, aunque ésta se arriesgue a ser odiada.
Aparece así una fase de odio del agresor hacia su víctima porque ésta reacciona intentando establecer unos límites, y en mayor medida su libertad. Así cuando la víctima es capaz de expresar aquello que siente, el agresor lo que quiere es hacerla callar. Escudándose éste en una armadura de sarcasmos con armas como los golpes bajos y ofensas para protegerse de lo que más teme: la comunicación.
Cuanto más se expone la víctima, más la atacará y más sufrirá. Y si muestra sus debilidades, el perverso las explotará inmediatamente.
En la relación perversa no se trata de que el amor se convierte con el paso del tiempo en odio, sino de una envidia que se transforma en odio, o incluso como muchos autores expresan, un odio al amor. Se produce en primer lugar, una falta de amor que se oculta tras el deseo, pero no de un deseo de la persona en sí misma sino de lo que tiene de más y el agresor quiere hacer suyo, habiendo en segundo lugar un odio oculto, acompañado de la frustración cuando no obtiene del otro tanto como desea.
Así, para el perverso todo lo que no funciona es culpa de los demás, que se han unido contra él. Es capaz de recurrir al fenómeno de la proyección, a través del cual su odio es proporcional al odio que imagina en su víctima, atribuyéndole una intencionalidad malvada, anticipándose agrediendo él en primer lugar.

¿Cómo se ejerce?

Los perversos o agresores intentan atraer a los demás hacia su propio nivel o registro para conducirlos luego a pervertir las reglas, siendo el mayor fracaso el no conseguir atraer a los demás a su registro de violencia. Por lo tanto, será la única manera de atajar la propagación de este proceso.
La violencia perversa es fría y verbal, construida a través de las denigraciones, insinuaciones hostiles, señales de condescendencia y ofensas. Las amenazas son siempre indirectas. Se trata de una agresión continua y perpetua, donde cada ofensa es un eco de las anteriores.
Como dijimos al comienzo, es una violencia “limpia”, donde no se ve nada o casi nada, constituyendo algo así como un crimen perfecto. El agresor en su fase de dominio trata de inhibir el pensamiento de su víctima, provocando posteriormente sentimientos, actos y reacciones mediante mecanismos de exhortación. Y es así, como la víctima se encuentra frente a alguien que lo paraliza todo, sintiéndose acorralada y en la obligación de actuar, que hará tan solo mediante un arranque violento en busca de su libertad.
La víctima si reacciona aparecerá como la creadora del conflicto pero si no lo hace, contribuirá a su destrucción continua. Ésta con el fin de encontrar una salida puede caer en la tentación de comunicarse mediante manipulaciones y silencios también, volviéndose la relación equívoca a veces.
Desligarse es un proceso complejo que la mayoría de las veces necesitará ayuda tanto de su entorno más cercano como profesional, pues tras haberse instaurado y mantenido la víctima bajo la dictadura del miedo y la humillación, habrá que reestructurar los pensamientos y las emociones.

-La mente es maravillosa-

Curro el toro de casta

Hace unos cuatro años escribí este cuento sobre un toro que se creía el rey del mundo y cuyo propio ego no le dejaba ver la realidad.  Vivía feliz en su mundo y rechazaba a todo aquel que le pusiera el espejo de la verdad en su cara,  ya fueran amigos o su Lucera.  Generalmente quienes te disgustan con la verdad suelen ser las personas que mas te quieren, pero para quien vive subido en un pedestal no era agradable que nadie le advirtiera de lo que se le venía encima, le molestaba que alguien le conociera mas que si le hubiera parido, que supiera de sus debilidades y sus defectos y sobretodo le molestaba su intuición casi infalible y esa forma de mirarle fijamente y de frente.  Cuando los hechos se precipitaron sobre él ya era demasiado tarde. 
La verdad,  jamás he escrito ninguna historia sobre toros, ni siquiera el cuento de Curro habla de un toro. 
Hoy cierro un ciclo muy importante de mi vida y probablemente  con él cierre este blog que está inspirado en un héroe que aun caído del pedestal,  siempre ocupó, ocupa y ocupará, a pesar de mi misma, uno de los lugares mas importantes dentro de mi corazón.

Esta es la historia de Curro el toro de casta


Se llamaba Curro
Nació libre en el campo, arropado por el cariño de su madre y de varias reses que se encontraban en la dehesa.
Creció sin miedo, sintiéndose alguien importante y respetado. Su madre le educó en el honor y el orgullo que todo toro de lidia debe tener.
Su porte era altivo, seguro y paseaba su casta por doquier, pues le hicieron creer que era una estrella del universo.
Se hizo mayor y bravío, creía saber todo sobre ese mundo que se reducía a una gran parcela de campo del mayorazgo. Su mundo se limitaba a ese territorio y a pocas personas cercanas en las que confiaba porque le dispensaban todo lujo de cuidados. Parecía que fuera de su dominio no existía otro mundo.
Tenía su vida confiadamente entregada al mayoral y su cuadrilla que le regalaban los oídos y eso le hacía sentir muy bien.
A menudo el mayoral, quien le había protegido y cuidado desde que nació se daba un paseo y Curro podía escucharle hablar con los otros jinetes de lo orgulloso que se sentía de él, de la buena crianza que le había dado y el excelente ejemplar en el que se había convertido.
Para perpetuar la prole que debía engendrar no servía cualquier vaca, tenía que ser una vaca de buena estirpe, no se nos fuera a torcer la línea sucesoria y esa magnífica genética.
Curro fue creciendo en la inopia,en la creencia del que se siente querido y se convirtió en un semental espléndido. Casi sin darse cuenta se había convertido en un perfecto astado de Miura que se creía el ombligo del mundo.
Tenía reservada solo para el una gran parte de la dehesa donde era feliz, comía verdes pastos y gozaba del favor de varias vacas siempre dispuestas a aparearse con tan digno macho.
Un día apareció por el camino contiguo al campo un camión. Se detuvo en el portón y bajaron a una vaca que soltaron en su territorio.
Ella se llamaba Lucera. No era como las demás. Al cruzar una corta mirada hizo balancear el badajo del cencerro de Lucera y algo ocurrió entre ellos dos. Algo que cambiaría sus vidas y sus conceptos.
Lucera se convirtió en la favorita de Curro, pero no era como las otras vacas. Mantenían largas charlas mientras recorrían la dehesa en las cálidas noches de verano. Era mas que sexo, mas que perpetuación de una especie, sentían inquietudes y algo se agitaba en sus estómagos cuando se rozaban al caminar. Lucera venía de otra ganadería, de un mundo mas real que el de Curro, sabía de las cosas terrenales, de la ternura, del dolor y el siempre vivió entre algodones, en un mundo acotado por lo que le dejaban ver, sin sinsabores, sin emociones. Lucera era tan asertiva que a veces conseguía asustarle.
Curro no podía creer lo que Lucera le contaba del mundo, de lo que les hacen a los toros de su casta.
Le contaba que lo estaban agasajando y criando para después machacarlo en una plaza de toros de la mas vil de las formas y el se negaba a abrir los ojos. Estaba enredado en una dulce trampa.
Ella sabía que los días de Curro estaban contados, que lo habían criado y mimado para un cruel fin y así llegó el momento de mirar de frente a la realidad y sacar de la inopia a Curro
Curro no quiso creerla, no era posible que el mayoral que lo había malcriado desde su nacimiento maquinara un final tan horroroso para él. Se fue airado mientras le gritaba que veía fantasmas y que se alejara de él.
Lucera lloraba y le pedía que huyera de la dehesa, que derribara la cerca y marcharan los dos lejos de allí, lejos de aquellas gentes que solo sentían un cariño interesado por él.
¿Quien sabe que habría al otro lado?, quizás podrían encontrar un lugar donde vivir en libertad como tantas veces habían soñado, donde la vida quizás no sería tan regalada pero nadie podría torturarles y finalmente destruirles.
El no quiso escucharla y como la realidad que le presentaba no le era favorable se alejó de ella. Le pudo mas el prestigio y la comodidad que el amor y la libertad.
Sus vidas transcurrieron en el silencio, se miraban con un guiño rápido, sin hablarse y así pasó el tiempo y la distancia y el silencio se adueñaron del prado.
Transcurrieron algunos meses y un día llegó un camión y el mayoral con su cuadrilla a caballo. Abrieron el portón y se dirigieron hacia él. A Curro le gustaban las visitas del mayoral, le elogiaba siempre y su ego crecía hasta las nubes. Movió el rabo alegremente.
Con las picas lo fueron conduciendo al portón hasta que lo subieron al camión. Curro no entendía lo que pasaba.
Lucera y las otras vacas mujían tristemente, todas sabían lo que esperaba a Curro.
El, dentro de la caja del camión gritaba desesperado, pero nadie, ni siquiera Lucera podía hacer nada por salvarle.
¿Donde me lleváis? ¡quiero quedarme en mi dehesa!. ¿Mayoral que ocurre? ¿Por qué me abandonas?
Las palabras de Lucera resonaban en su cabeza una y otra vez y empezó a sentir ese sabor de la desilusión en su boca, ese dolor en el estómago que se siente cuando el mundo se te viene abajo, cuando descubres la verdad.
Fueron horas de tránsito por la carretera, en la caja del camión, el sol ardía ferozmente y se balanceaba bruscamente de un lado a otro del estrecho cajón golpeándose los cuernos. Por fin el camión se detuvo.
El no quería bajar, quería volver a su cortijo, pero le obligaron a salir de malas maneras. Estaba indignado.
¡Un animal de tan noble casta tratado a empujones, que desfachatez!
Pero sentía mas miedo que enojo. Su vida había sido una gran mentira y ahora le apartaban de cuanto quería.
Llegaron unos hombres. Todos hablaban del excelente animal que era, de su porte, de su casta bravía. Uno de ellos empezó a toquetearlo y a hablarle suavemente, le tranquilizó.
Curro por unos momentos recuperó la confianza e inocente pensó: ellos saben de mi estirpe, de mi gran valor y empezó a tranquilizarse.
Seguro que pronto lo conducirían a un nuevo prado, con lindas vacas que harían de su vida una delicia.
No hacía mas que llegar gente a verle y cada vez se sentía mas incómodo en aquel cuchitril. Le tocaban los cuernos y no paraban de hablar de él.
Recordaba la dehesa, recordaba a su vaca Lucera que tanto le amaba, recordó el amor de su madre, el orgullo que sentía por él el mayoral, las verdes praderas, el agua fresca de los riachuelos, el sol que doraba su azabache pelo.
Sonaron clarines. Curro se preguntaba que era ese extraño sonido. Los pasodobles y el griterío llegaban alternándose a sus oídos. Le embargó una gran incertidumbre. Esa música le daba miedo.
Le empujaron por un corredor estrecho a fuerza de palos y el terror se adueñaba de el.
Corría muerto de miedo y así, casi sin darse cuenta salió a un gran círculo. No conseguía ver con claridad, se sentía aturdido. Sonaba la música, la gente le gritaba y en la arena frente a él un extraño hombre con traje de alegres colores le hacía señas con una tela púrpura.
Quizás el pudiera explicarle que ocurría, por qué estaba allí, en que momento alguien decidió cambiar su vida llena de lindas promesas en los campos.
La música cesó.Corrió hacia el capote varias veces. Intentaba alcanzar al hombre, pero lo burlaba una y otra vez. Un pase tras otro. Le engañaba constantemente, era inalcanzable. Parecía que se quedaba quieto, que lo esperaba, pero cuando Curro se aproximaba confiado, le hacía una verónica con el capote y se hacía inalcanzable para él. Una de cal y una de arena.
Así lo entretuvo mucho tiempo. Curro se sentía agotado, derrotado, sumido en la incertidumbre y el pánico.
No entendía ese juego, cuando de pronto dos banderillas le hirieron clavándose en su lomo.
Le dolía mas la injusticia que esa sangre que empezaba a resbalar por su piel.
Su desgaste, su fe y su paciencia yacían en una dehesa de ensueño donde alimentaron sus ilusiones, donde la vida era bella y el futuro se presentaba radiante junto a su vaca Lucera hasta el último día que permaneció allí.
Se sentía traicionado de la peor de las formas, con la mentira de quien engaña a un niño con un caramelo.
Hasta el final todos hablaban del magnifico ejemplar que era, de cuantos toritos podría engendrar, de lo feliz que se sentía el amo del cortijo por tenerlo y de cuanto lo estimaban. De cuanto esperaban de él, de su estirpe, su prestigio, de sus principios. Pero todo eran adornos y filigranas, la felicidad se presenta de formas mas simples que la de sentirse el ombligo del mundo. En los momentos de ternura, en el vuelo de una mariposa, en el cruce de unas miradas.
Sonó el clarín. El capote se movía y el hombre armado con una espada le gritaba.
Curro sentía dolor y rabia ¿por qué me hacen esto a mi?
Tomó carrerilla y embistió con toda su furia contenida, con toda su rabia al torero que le había herido gratuitamente una y otra vez sin motivo alguno, pero sintió que el acero se le clavaba en lo mas profundo del corazón.
Dio unos pocos pasos y se derrumbó sobre la arena, se sentía morir. La gente aplaudía, gritaba y sacudía pañuelos blancos en mitad de su agonía.
Mientras se desangraba recordó a Lucera que siempre le dijo la verdad y eso le costó su enojo y su abandono. Su injusticia le pesaba mas que la misma muerte pero ya era tarde.
Lamentó durante todos los segundos que agonizó, mientras le cortaban las orejas y que ya no sentía dolor, no haber derrumbado la cerca de la dehesa y haberse perdido campo a través con Lucera, lejos de todo aquel mundo falsamente maravilloso que le vendieron y que solo era una trampa para una muerte anunciada.
Lentamente cerró los ojos con el sabor amargo de la verdad en sus labios.

Barcelona ciudad antitaurina.

Bailar descalza



Hoy llegué muy cansada a casa y me derrumbé sobre el sofá. Quise prender la tele pero no se porqué motivo me decidí por poner la radio.
Radiaban el final de un debate y al momento empezó a sonar una música conocida para mi. Por un segundo eterno me invadió cierta tristeza y me levanté precipitadamente para sacudírmela.
Descalza giré sobre mi  misma con los brazos abiertos pero no era suficiente, así que me acerqué a la cadena y subí el volumen de la radio al punto justo en el que la música evitaba que pensara y los recuerdos huían despavoridos a cada acorde.
Habíamos bailado pocas veces, pero siempre fue en lugares y circunstancias especiales  y permanecía descalza a ratos sobre tus pies, a ratos sobre el suelo, otras veces peligrosamente sobre el colchón de donde nos caíamos incapaces de guardar el equilibrio. Tu bailabas fatal pero conseguías hacerme volar mientras el mundo entero se desvanecía entre tus brazos.
He apagado la radio, incapaz de apartar de mi los recuerdos.
Ya no suena la música , da igual porque ya perdí la facultad de volar.
Siento el frío del suelo al contacto con mis pies y la realidad se impone.  He prendido la tele y ahí está Wyoming, el hombre que me hace sonreir convirtiendo lo triste en circo. Wyoming te amo locamente!


Ley mordaza




lunes, 12 de mayo de 2014

"POSDATA: ME QUIERO"

Dedicado a esa persona anónima que me visita y me busca...




Dicen que cuando estás enamorado no importan las despedidas, ni el tiempo que pase, ni lo que ocurra entre medio; no importa que te jure que se acabó o que te mande al infierno, ni siquiera importa si ha conocido a otra persona. Cuando el sentimiento es verdadero, siempre encuentras la manera de mantener viva la esperanza. Es algo inconsciente y muchas veces en contra de nuestra voluntad. Ves señales por todas partes. Señales que te llevan a esa persona, a ese lugar, señales que imaginas, o no, quizás son reales. Quizás exista esa energía común que hace y deshace cuando menos lo esperas y más lo necesitas. Y quizás, también, pase que ya no vuelva nunca más, pero tú, tú te empeñas en seguir esperando.

Este escrito va por esas personas que lo dejarían todo, si él, si ella, les dijera: ven; por las que se beben de un trago canciones melancólicas sin dudar, mientras caminan por la calle recordando lo que fue, imaginándose lo que podría ser; por esas personas cuyo destino no depende de ellas, sino de una llamada desesperada, de un encuentro fortuito y tantas veces soñado; por las que viven a la espera de un regreso necesitado, que llega con retraso; por esas personas que se han olvidado de lo más importante: el amor propio.

El desamor es traicionero y todo nuestro alrededor está metido en el ajo. Novelas de amores heroicos, canciones nostálgicas, películas soñadoras… nos empapan de historias, canciones y sentimientos en los que hay amores que matan, y los que no, nos rescatan, convirtiéndonos en títeres de la espera, la frustración y la desolación. Y es que en el fondo, necesitamos creer que sí, que el amor está por encima de todo, que es capaz de dejarnos sin aire y que cuando se acaba, tú, yo, nosotros, dejamos de ser. Pero la realidad es que nadie, absolutamente nadie, muere de amor.

Es cierto. No te engaño. No existen amores que maten, ni amores que nos rescaten, no existen porque el único amor capaz de hundirte o salvarte es el de uno mismo. La buena noticia es que, como es tuyo, tú decides qué hacer con él. Hay decisiones que nos acompañan toda la vida y por eso, elige tú, no vivas esperando a que te elijan. No busques a quien no hace nada por encontrarte, no sigas apostando por quien no apostó por ti, pero sobre todo, no quieras morir por quien quiere y puede vivir sin ti.

Este escrito va por ti. Tú que de tanto pensar en él te has olvidado de ti. Tú que subastas tu amor al menor postor, sin miramientos, ni condiciones. Todavía tienes una opción: quiérete. Quiérete a ti más que a nadie. Conócete y deja de preocuparte por los que no se dejaron conocer. Y, apuesta por el amor más leal de todos los amores. Todavía tienes esta opción. La opción de optar por ti.
“Porque sin ti, sin ti lo soy todo”

-Gisvel Vivas-

domingo, 11 de mayo de 2014

Dancing in the Rain



Espero curarme de ti


Gracias por este regalo. Un beso.


"Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.
¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.
Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).
Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón."


-Jaime Sabines-




sábado, 10 de mayo de 2014

27 AÑOS





HOY 10 DE MAYO MI HIJA  CUMPLE 27 AÑOS. NO HAY NADA COMPARABLE AL MOMENTO EN QUE TE PONEN EN LOS BRAZOS A TU BEBE Y AL CABO DE LOS AÑOS PUEDES VERLA HECHA UNA MUJER FELIZ, BUENA Y RESPONSABLE.  MIS HIJOS, LOS MEJORES PROYECTOS QUE TENDRÉ EN MI VIDA.
FELICIDADES!!!!!

viernes, 9 de mayo de 2014

el derecho de las mujeres a ser elegidas en las elecciones a Cortes Generales





Tal día como hoy (1931) se reconocía en España el derecho de las mujeres a ser elegidas en las elecciones a Cortes Generales. En esta foto vemos a las dos primeras diputadas elegidas en 1931, Victoria Kent y Clara Campoamor (Crónica, 5 de julio de 1931)

jueves, 8 de mayo de 2014

Libro de ausencias

Hoy lo vi en la calle y no me he podido resistir a fotografiarlo, por lo bello y por todos esos días de lluvia...


"No se si llueve donde estás, pero la lluvia hace que te recuerde. Habíamos compartido muchas lluvias y muchas esperanzas: mañanas, tardes, atardeceres desfilaban y éramos felices con bien poca cosa. Paseábamos a menudo bajo la lluvia y cada uno de los dos hacía proyectos que finalmente se cumplían. Tiempos venturosos. Ahora tu no estás y la lluvia sigue. Me gustaría saber que llueve para ti también y la lluvia nos une como antes, otra vez."

 Miquel Martí i Pol
"Llibre de absències"


miércoles, 7 de mayo de 2014

Es para llorar



Es para llorar que buscamos nuestros ojos para sostener nuestras lágrimas allá arriba. En sus sobres nutridos de nuestros fantasmas. Es para llorar que apuntamos los fusiles sobre el día y sobre nuestra memoria de carne. Es para llorar que apreciamos nuestros huesos y a la muerte sentada junto a la novia. Escondemos nuestra voz de todas las noches porque acarreamos la desgracia.Escondemos nuestras miradas bajo las alas de las piedras...Tenemos miedo.
(Vicente Huidobro)


De libros y polvo




Cada vez entendía menos al mundo.  Era como verse inmersa en el cuento del perro del hortelano.
Historias que hace un año debieron resolverse. Soluciones que no estaban en su mano. Alguien que se resiste a cortar los lazos, cuando pudo resolver todo y no quiso, hace ya un año y que cada cuanto surge, con amarguras quien sabe con que intención.
Ella se alejó de ls nieve hace mucho tiempo ya. Ha pasado página pero el libro del pasado insiste en volver a abrirse y cuando no puede hacerlo solo, envía a un suscriptor del Circulo de lectores.
El libro duerme lleno de polvo en una estantería de su casa, quizás lo que falla es que todavía siga ahí.
El bosque está muy lejos ya y lo que ella veía maravilloso  solo estaba dentro de su propio corazón y al final se tornó en  pesadilla. Y es que la hermosura solo la tenía en su interior, fuera solo había frío y mentiras. Mucha tristeza por ver tirar por la borda tantas cosas que eran bellas, que nunca existieron.
En la mesa de cristal, junto al sofá, hay un libro nuevo, que le regalaron este último Sant Jordi junto con la rosa, no es tan grueso como el que ella  preparó el Sant Jordi de hace un año, pero si mas manejable, con letra mas grande, mucho mas fácil de leer, mucho mas inteligible y llevadero.
Lejos queda "los hijos de Casio" y sus hazañas bélicas y la rídicula dedicatoria en su primera página, dedicatoria nunca leida.
El libro nuevo habla de amor, de amaneceres, de la calidos sentimientos, de puertas abiertas, realidades palpables y sobretodo de la transparencia.
Ella ya no proyecta absolutamente nada, ella sabe que su propio tiempo es corto y limitado,  solo vive el instante, sin ataduras, sin complicaciones y es un momento que le gusta, que le hizo salir de una trampa de demasiados años, de la indignidad gratuita a la que fue sometida. 
Hoy le han despertado a las 8, el libro empolvado y oscuro insiste en abrirse de nuevo. 
Cerrarlo definitivamente y desterrarlo de su entorno fue su decisión  hace un año y así debe seguir. Que otro Sol ilumine sus letras, que otro sol tome el testigo...ella ya tubo suficiente.

martes, 6 de mayo de 2014

domingo, 4 de mayo de 2014

Felicidades mami



Esta es mi madre. 
Tengo la inmensa suerte de tenerla a sus 91 años. Independiente, luchadora como siempre fue. Ahí sigue, recogiendo los pedacitos de cualquier miembro de la familia que se lastime y presintiendo a mi padre en cada rincón de su casa.  Historia de amor como pocas se dan.
Ella me ha enseñado muchas cosas con su ejemplo de honestidad, fidelidad y esfuerzo. Casi todo cuanto se en lo que a  sentimientos y principios se refiere,  lo aprendí de ella y de mi abuela. 
Una familia formada por varias mujeres que supieron salir adelante solas en la adversidad y la desgracia. 
No existe en la vida una fortuna mayor que la de tener una familia como la mía capitaneándola  un ser excepcional como mi madre. 
Quizás no le digo tanto como debiera que la quiero. Quizás  hemos tenido desigualdad de opinión sobre temas muy importantes, no somos ni de lejos perfectas, pero al cabo del tiempo volví a comprobar que mi madre tenía razón en muchísimas cosas que yo no era capaz de ver. Y es que las madres siempre intuyen todo, nadie como ellas defienden y previenen a su prole de los peligros.
Te quiero mami,  feliz adelantado día de la madre.




Sólo el amor de una Madre apoyará,
cuando todo el mundo deja de hacerlo.
Sólo el amor de una Madre confiará,
cuando nadie otro cree.

Sólo el amor de una Madre perdonará,
cuando ninguno otro entenderá.
Sólo el amor de una Madre honrará,
no importa en qué pruebas has estado.

Sólo el amor de una Madre resistirá,
por cualquier tiempo de prueba.
No hay ningún otro amor terrenal,
más grande que el de una Madre.


Consejos





Este amor que quiere ser 
acaso pronto será; 
pero ¿cuándo ha de volver 
lo que acaba de pasar? 
Hoy dista mucho de ayer. 
¡Ayer es Nunca jamás! 
Moneda que está en la mano 
quizá se deba guardar: 
la monedita del alma 
se pierde si no se da.

-Antonio Machado-



miércoles, 30 de abril de 2014

Y sucede




Y sucede que su generosidad llega al extremo de apoyar mis decisiones, aunque pudieran serle adversas.
Y sucede que no se si esto sea democracia, confianza,  esperanza, pero sea lo que sea, he descubierto algo que no sabía  y que creía que sería complicado entender y aceptar que hay voces del corazón que desoyen a todos ante una llamada de lo que un día fue todo.
Y sucede que el respeto existe todavía en algunas personas de bien y que los amaneceres siguen naciendo a pesar de las nubes, las incertidumbres y  de las tristezas.
Y sucede que cada vez que descubro sus facetas nuevas,  más preciso recuperar nuestros  paseos veraniegos  por la playa robados por el invierno.
Y sucede que... empiezo a sentir algo de miedo. 
Bona nit!

                                                                                    Pinturas de Fabián Pérez

lunes, 28 de abril de 2014

Gestionar el sufrimiento por Miriam Subirana

Sufrimos frustrados por lo que desearíamos que fuera y no es, por lo que esperábamos que hubiera sido y no fue, por lo que queremos que sea y no llega. Generamos pensamientos negativos repetitivos y nos anclamos en sentirnos víctimas, nuestro pesar aumenta y se vuelve adictivo. Cuando cavilamos mucho sobre lo que no funciona, nos agotamos mental y emocionalmente, acumulamos malestar y no podemos decidir con claridad. Si además nos anclamos en preguntas como “¿por qué sigues cometiendo los mismos errores?, ¿por qué me toca vivir esto?”, sentimos dolor, pena y rabia.
Podemos cambiar de rumbo si prestamos atención a lo que nos aporta bienestar, preguntándonos y conversando sobre qué solución nos beneficiaría más, adónde nos gustaría llegar, qué es lo que nos ilusiona. Según sea nuestro discurso interior, contribuimos a sufrir más o menos.
La mayoría de las personas tienen miedo de volver a sí mismas, porque temen enfrentarse al dolor que hay en su interior” (Thich Nhat Hanh)
Cuando uno padece, suele tener más preguntas que respuestas. Si se repite la pregunta que le lleva a la tristeza y a la decepción, se queda atrapado en el pozo del sufrimiento. Para no incrementarlo, seamos conscientes de los interrogantes que nos planteamos y elijamos bien el que conviene.
Es necesario controlar nuestros pensamientos para que no provoquen un efecto de martillo sobre el clavo que a base de golpes profundiza en el agujero. Lo que ocurrió ya pasó, pero dejó herida, y con los pensamientos recurrentes de angustia, rencor o culpa nuestra herida no se cura. Entonces intentamos huir del sufrimiento. Huimos de él absorbiéndonos en las acciones. Lo ocultamos con consumismo, juegos de azar, adicciones, acontecimientos deportivos. Tomamos decisiones por miedo a sufrir o huyendo, y dejamos conflictos por resolver. No afrontamos lo que nos ocurre, no nos permitimos sentirlo. Escapándonos del dolor, este se acumula en nuestro interior, hasta que uno se encuentra deprimido o con necesidad de explotar.

Primer primer paso:escucharse
Si vivimos obsesionados por la satisfacción de lo inmediato y estamos permanentemente huyendo de los inconvenientes y de las adversidades, nos debilitamos. Una sociedad que elimina el sufrimiento huyendo de él es frágil porque se siente permanentemente amenazada. La sociedad occidental está orientada hacia el éxito. Sufrir se asocia a fracaso, a ser flojo, a no llegar, a sentir que uno no forma parte del sistema productivo y no sirve.
Tememos lo que desconocemos, lo que no tiene forma, lo que está en nuestra sombra, diría Carl G. Jung. Permitirnos espacios y tiempos para estar solos de vez en cuando facilita establecer un diálogo interno con el cual descubrir y conectar con nuestra fuerza personal. Si uno está bien consigo mismo, le será más fácil estar bien en el entorno y con los otros. Si uno se siente cómodo, no huirá de sí mismo. Gozará estando solo y también en compañía. Es en la soledad cuando uno puede escucharse mejor. El sufrimiento emocional nos indica que quizá estamos aguantando algo que deberíamos soltar. Tal vez hemos de aprender a decir no o sí, o a poner límites; tal vez debemos cuidarnos más, o necesitamos más silencio.
Al no escuchar lo que el abatimiento nos señala, llega un momento en que se produce una grieta interna. Hemos huido de nuestra propia voz interior que nos quiere comunicar algo. El desconsuelo indica la posibilidad de un cambio latente. Cuando encontramos el sentido de nuestra angustia, esta se transforma.
Con motivación se atraviesan las dificultades que se presentan para lograr nuestro objetivo. Cuando la serpiente tiene que desprenderse de su piel vieja, escoge transitar por dos piedras próximas que le aprieten, le rasquen y le ayuden a eliminar su piel. Ese tránsito le provoca dolor, pero le ayuda a deshacerse de lo viejo para dar lugar a lo nuevo. Es el final de un proceso y el inicio de otro. Y en ese tránsito sufrimos. Si nos resistimos a atravesarlo, la angustia se incrementa, pues no soltamos lo que ya no nos aporta, lo que necesitamos, ni damos espacio a lo que quiere nacer. Uno puede enquistarse en ese dolor, alargando el padecimiento y haciéndolo agónico.
Cuando el ser humano tiene un para qué, puede atravesar cualquier cómo” (Viktor Frankl)
El sufrimiento nos indica que algo nuevo está naciendo. Si mantenemos puesta la marcha atrás, no avanzamos, podríamos decir que la herida se infecta. Si asumimos y pasamos el dolor, dejamos paso a lo nuevo. Hay que fluir aunque sea en mitad de la incertidumbre. No sabemos lo que nos espera después de ese cambio, y esa inquietud nos puede provocar una falta de fuerza interior. Sin embargo, desprenderse de lo que nos daña es lo que nos libera, nos fortalece y nos hace libres.
Por ejemplo, uno puede sentirse invadido por el sufrimiento que le provoca la pérdida de un ser querido y estar años y años padeciendo. O bien, aunque haya perdido a un hijo, a una madre, a un gran amigo, puede conectar con los momentos llenos de sentido y felicidad vividos con ellos, y aunque probablemente habrá una sombra de dolor con el recuerdo, este no ocupará ni nublará todo. Uno sentirá el agradecimiento por esos momentos.
Cuando atravesamos el sufrimiento, nadie puede responder por otro. Este es un sentimiento intransferible y, aunque nos demos cuenta, nadie puede hacer nada, cada uno debemos recorrer ese camino por nosotros mismos. Si, para evitar que una mariposa sufra al salir del capullo, le ayudamos a abrirlo, la mariposa no utiliza su propia fuerza, sus alas se debilitan y se muere. Es ella la que debe atravesarlo para fortalecerse y así poder volar. Cada uno tenemos que salir de las propias redes que nos envuelven y reforzarnos en el tránsito.
Sin embargo, compartir la dificultad, darle nombre y expresarla, aligera la carga. Es más fácil si lo identificamos, lo nombramos, lo escuchamos, lo miramos cara a cara y lo humanizamos. Lo que ocurre a veces es que la vergüenza o el miedo a lo que pensarán al ver nuestra vulnerabilidad o debilidad, o a que nos etiqueten como alguien fracasado, dificulta que compartamos nuestro sufrimiento. Debemos aprender a acompañar al que se encuentra en esta situación sin juzgarle. Una mirada amorosa que acoge ese dolor y no juzga cuando uno se abre a ser escuchado y a compartir ayuda a expresarse para soltar el dolor acumulado en nuestro interior. Y cuánto más hayamos pensado que seríamos juzgados, si descubrimos en el otro ternura y comprensión, eso es profundamente liberador. Tener dónde expresar y manifestar lo que nos angustia descarga nuestro peso.
Para aligerar, nos ayudará también escribir. Elaborar una carta dirigida a uno mismo, en la que se conversa con la parte que sufre y está herida. Ejercitando la verdadera presencia, conseguimos aliviar la angustia que hay en nuestro interior.
Se trata de transformar las adversidades y los monstruos, que son nuestros miedos, en aliados sobre los que cabalgamos. El mito de san Jorge es un ejemplo de transformación: el miedo y el dolor que simboliza el dragón se convierten en una cabalgadura que libera a la princesa. San Jorge no mata al dragón, sino que monta sobre él porque lo ha integrado.
En una sociedad que nos prohíbe nuestras debilidades, ¡qué liberador es manifestarse vulnerable!”
(Javier Melloni)

Entregarse en el tránsito que implica el sufrimiento y no eludirlo hace que aquello que parece un obstáculo y una gran devastación se convierta en una oportunidad. No es fácil dar este salto. Pero la clave está en confiar. En un espacio en el que impera este clima se crean nuevas dinámicas liberadoras que nos revitalizan y nos abren al sentido de vivir. Creemos que a cada instante respiraremos, que a cada paso que demos el edificio aguantará, que cuando lleguemos a casa nos encontraremos con la persona a quien hemos dejado. Nuestra vida está hecha de confianza. Cuando nos convertimos en seres recelosos, nos deshumanizamos. La confianza nos humaniza. Vivamos en la fe radical de que todo tiene sentido más allá de lo que podemos percibir con nuestras cortas miradas.

Este artículo va dedicado a los que sufrieron, sufren y no consiguen saber porqué les trataron injustamente.
                                                                                                                                       -Osane-

domingo, 27 de abril de 2014

La teva veu, els teus sentiments



De nou ha sortit el sol i el vent s'ha emportat qualsevol pensament advers.
Avui el mar està remogut i ve de gust seure de nou a la sorra i contemplar en silenci aquest onatge brau.
No cal parlar, només sentir l'abraçada que ho diu tot i que calma tots els freds, mentre convoquem que torni  la calor de l'estiu passat.
La tristesa d'aquests darrers dies em diu adéu i segueixo el meu camí cap endavant, no com una fugida, sinó portada per la certesa que ja vaig passar pàgina i no he de deixar que cap brisa per petita que sigui faci que les fulles del llibre s'obrin boges.
M'agrada contemplar el mar, conversar amb tu sense mesurar paraules, mirar-me al teu mirar i esperar asseguts noves albes d'un estiu tendre  que està per arribar.  La teva veu...els teus sentiments.


Manolo Otero de mis amores...




Ha sido una semana larga, muy larga. No de siete dias, de diez o mas.
Una vez más un eco de gente buena aplicando la lógica a cosas  de las que el corazón y la conciencia individual no entienden.  Y es que cuando algo dentro dicta lo que tienes que hacer aunque no debas, no hay voz  lógica que te convenza de lo contrario. Me he sentido como una niña otra vez, escuchando a los mayores y pensando tenéis razón, pero...
Ha sido una semana larga, si muy larga, pero afortunadamente se resolvió con resultado positivo y creo que todos andamos ya en camino de normalizarnos unos física y otros anímicamente.
Buen balance final ante lo que pudo ser una desgracia.
También ha ocurrido algo muy positivo, el poder descubrir una faceta que desconocía de un amigo y que me ha gustado mucho y es que sigue habiendo gente comprensiva y paciente, que hace grandes esfuerzos por entender lo que ni yo misma entiendo y se  mantiene en silencio,  aquí a mi lado, apoyando y respetando posibles iniciativas  por contrarias que le puedan ser y esta actitud no la sabe tener cualquiera.
A partir de mañana volveré a mi día a día, a  mi rutina mental y física, pues esta semana precisamente no se ha caracterizado por  la cordura y el sentido común. Semana de advertencias y broncas de quienes te quieren y padecen por ti, porque te conocen bien y saben que el corazón vence a la cabeza.
Que no se asuste nadie eh! Todas mis chaladuras afortunadamente son internas, por decirlo de alguna forma. Son malas pasadas de mi instinto protector,  nocivo para mi, pero una es como es y tan mayor no creo que cambie, es lo que hay.
El vídeo de este post no tiene nada que ver con lo que escribo, pero ya digo que es el cierre de una semana poco convencional y además me gusta Manolo Otero ¿qué pasa?