Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

domingo, 4 de mayo de 2014

Felicidades mami



Esta es mi madre. 
Tengo la inmensa suerte de tenerla a sus 91 años. Independiente, luchadora como siempre fue. Ahí sigue, recogiendo los pedacitos de cualquier miembro de la familia que se lastime y presintiendo a mi padre en cada rincón de su casa.  Historia de amor como pocas se dan.
Ella me ha enseñado muchas cosas con su ejemplo de honestidad, fidelidad y esfuerzo. Casi todo cuanto se en lo que a  sentimientos y principios se refiere,  lo aprendí de ella y de mi abuela. 
Una familia formada por varias mujeres que supieron salir adelante solas en la adversidad y la desgracia. 
No existe en la vida una fortuna mayor que la de tener una familia como la mía capitaneándola  un ser excepcional como mi madre. 
Quizás no le digo tanto como debiera que la quiero. Quizás  hemos tenido desigualdad de opinión sobre temas muy importantes, no somos ni de lejos perfectas, pero al cabo del tiempo volví a comprobar que mi madre tenía razón en muchísimas cosas que yo no era capaz de ver. Y es que las madres siempre intuyen todo, nadie como ellas defienden y previenen a su prole de los peligros.
Te quiero mami,  feliz adelantado día de la madre.




Sólo el amor de una Madre apoyará,
cuando todo el mundo deja de hacerlo.
Sólo el amor de una Madre confiará,
cuando nadie otro cree.

Sólo el amor de una Madre perdonará,
cuando ninguno otro entenderá.
Sólo el amor de una Madre honrará,
no importa en qué pruebas has estado.

Sólo el amor de una Madre resistirá,
por cualquier tiempo de prueba.
No hay ningún otro amor terrenal,
más grande que el de una Madre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada