Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

jueves, 15 de mayo de 2014

Bailar descalza



Hoy llegué muy cansada a casa y me derrumbé sobre el sofá. Quise prender la tele pero no se porqué motivo me decidí por poner la radio.
Radiaban el final de un debate y al momento empezó a sonar una música conocida para mi. Por un segundo eterno me invadió cierta tristeza y me levanté precipitadamente para sacudírmela.
Descalza giré sobre mi  misma con los brazos abiertos pero no era suficiente, así que me acerqué a la cadena y subí el volumen de la radio al punto justo en el que la música evitaba que pensara y los recuerdos huían despavoridos a cada acorde.
Habíamos bailado pocas veces, pero siempre fue en lugares y circunstancias especiales  y permanecía descalza a ratos sobre tus pies, a ratos sobre el suelo, otras veces peligrosamente sobre el colchón de donde nos caíamos incapaces de guardar el equilibrio. Tu bailabas fatal pero conseguías hacerme volar mientras el mundo entero se desvanecía entre tus brazos.
He apagado la radio, incapaz de apartar de mi los recuerdos.
Ya no suena la música , da igual porque ya perdí la facultad de volar.
Siento el frío del suelo al contacto con mis pies y la realidad se impone.  He prendido la tele y ahí está Wyoming, el hombre que me hace sonreir convirtiendo lo triste en circo. Wyoming te amo locamente!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada