Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

miércoles, 6 de marzo de 2013

Mañana mas...


Ha sido un día muy duro pero con un final feliz. Todo ha salido bien,  como yo preveía y tras unas horas de sufrimiento colectivo, la situación se ha resuelto estupendamente.
Una vez mas me doy cuenta de que la gente que merece la pena, es la que está unida ante los malos tragos de la vida, porque para fiestas todos estamos disponibles.
Es en la adversidad cuando sabemos quien nos acompaña, quien sufre y quien da todo su tiempo para estar a nuestro lado y hoy ha sido uno de esos momentos de gran unión,  en la que están presentes quienes merecen la pena.
Pero no se terminarían ahí las buenas noticias, cuando llegué a casa encontré algo que aun me endulzaría mas la vida, esos bueñuelos de cuaresma que me gustan tanto, mortales para la línea y balsámicos para el corazón, pero da igual, me los merezco.
Pero no terminó ahí lo bueno,  recibí noticias de una gran amistad a la que quiero mucho, de una persona con quien solía hablar de sueños y de utopías y  me alegró muchísimo saber que está bien después de años. Ha sido una gran alegría.
Y si es cierto,  los sueños son muy importantes y a veces  son nuestro motor para poder seguir adelante,  pero los sueños sueños son y la realidad  en ocasiones supera las mas imaginables cábalas. Hoy mi realidad se presenta dulce y firme.
Es curioso, como se desencadenan las cosas en la vida, es como si alguien tirara de una maderita de marionetas e intentara poner en marcha los hilos del pasado y del presente, cuando se viven días impactantes  como el de hoy,  que quedan marcados en la memoria.
En fin, que hoy  ha sido un gran día por muchos motivos y me siento muy muy muy feliz. Mañana mas.
Gracias por todo Peter Pan (es que soy atea, que se le va a hacer).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada