Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

lunes, 24 de junio de 2013

IMAGEN





Cambio mi imagen una y otra vez,
mas mi sombra no se entera,
ella no entiende que debo tener
una nueva faz todos los días.

Extraño mi primera imagen,
aun cuando casi no la recuerdo,
cuando casi no sé que llevaba,
ni que tenía en su corazón.

Cambio mi voz, aunque igual 
suene horrible y sin color,
no hay melodía ni armonía,
que deje ver mi alma en mi voz.

No hay luz en mi alma
para despertar mi corazón
solo un poco de fuego
olvidado por mí, en ti.

Otra mañana, otro cambio,
no me peino, no me afeito,
solo salgo desnudo de vida,
vestido con la eterna muerte.

En la calle entiendo quien soy
que no soy imagen, ni sonido, ni luz,
aprendo que puedo volar sin alas,
y nadar sin branquias.

Hoy sé que es lo que me decía mi sombra,
cuando se negaba a ser la copia de mis
horribles cambios, no por feos ni malos,
solo horribles por no ser mi realidad.

Renuevo mis lágrimas,
repongo mis versos,
enciendo mi luz, y canto,
con mi voz. Cantó y declamo...

Diego Hernán Raquita
24-06-2013 Buenos Aires, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada