Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

viernes, 17 de mayo de 2013

Mi musa triste







Vagos preludios. En la noche espléndida
su voz de perlas una fuente calla,
cuelgan las brisas sus celestes pífanos
en el follaje. Las cabezas pardas
de los búhos acechan.
Las flores se abren más, como asombradas.
Los cisnes de marfil tienden los cuellos
en las lagunas pálidas.
Selene mira del azul. Las frondas
tiemblan... y todo! hasta el silencio, calla...

Es que ella pasa con su boca triste
y el gran misterio de sus ojos de ámbar,
a través de la noche, hacia el olvido,
como una estrella fugitiva y blanca.
Como una destronada reina exótica
de bellos gestos y palabras raras.

Horizontes violados sus ojeras
dentro sus ojos (dos estrellas de ámbar)
se abren cansados y húmedos y tristes
como llagas de luz que quejaran.

Es un dolor que vive y que no espera,
es una aurora gris que se levanta
del gran lecho de sombras de la noche,
cansada ya, sin esplendor, sin ansias
y sus canciones son como hadas tristes
alhajadas de lágrimas...

Delmira Agustini.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada