Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

lunes, 23 de diciembre de 2013

Y el sol vuelve



Una pequeña tregua  al final del otoño, temperaturas suaves y muchas ganas, vuelven a llevarme a la contemplación del amanecer en la playa.
Ahora, en la distancia, al correr del tiempo no puedo explicarme,  como pude ni tan pensar siquiera alejarme del Mediterráneo, de cambiar la tibieza por el hielo, ni el cariño, ni la bondad por la acritud.
Hoy sentada en la arena, bendecida por la naturaleza en su máxima expresión de belleza, valoro hasta el mas mínimo detalle de cariño, desde la caricia del viento, al roce de la arena en mis pies, la mano que me estira al caminar.  Hoy que siento que muchas cosas han terminado, noto  la paz y no me arrepiento de nada de lo vivido, pero se eleva un nuevo sol en mi amanecer y vuelvo a sonreir porque tu me miras.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada