Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

sábado, 7 de diciembre de 2013

Miriam, los niños grandes y los calendarios de adviento




Son casi las cuatro de la madrugada y como siempre que salgo por ahí de fiesta no consigo dormir.
Ayer día 6 fue el cumpleaños de mi sobrina Miriam.
Miriam es una persona de grandes cualidades, pero entre ellas resaltaría la perseverancia.
Si yo pudiera calificarla de alguna forma la definición sería "la excelencia".
Desde pequeñita ha destacado en cualquier actividad que haya desarrollado. Fue brillante en sus estudios, campeona de atletismo, fiable, seria, lo que se dice, una persona con la cabeza bien amueblada.
Hoy es una competente  profesional  y también supo encontrar una pareja formidable con la que vive muy feliz.
Como sus otros dos hijos, Miriam se ha volcado en el cuidado de su madre, mi hermana mayor y es lo que tiene, de casta le viene al galgo, con una madre tan buena persona, los hijos no podían ser menos.
Esta noche salimos a celebrar el cumple de Miriam la mayor parte de la familia.
Hemos cantado, hemos cenado y reido como siempre.



Hace ya cosa de 15 días siguiendo la tradición,  regalé a mis hijos y a mi yerno el calendario de adviento de chocolatinas.  Mis sobrinos celosillos llevan días dando la lata porque querían uno y hoy claudiqué.
Hay cosas agradables  para las que no queremos crecer y bueno,que mas da, estas pequeñas cosas nos dan mucha alegría y risas por la situación divertida que se crea.
Todos estos niños grandes consiguieron su calendario , comieron ricas viandas (perdices no habían) y vivieron felices por siempre y colorín colorado, mañana más en casa de la yaya.

Estoy orgullosa de mi familia ¿no se nota verdad?
Buenas noches.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada