Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

viernes, 19 de abril de 2013

VIDA!



Todo en la vida ocurre por un motivo. Las señales como siempre nos hablan, aunque no queramos escucharlas, pero al final sus gritos son tan inmensos que ningún tapón en las orejas, ni ninguna venda en los ojos tiene el poder de ignorarlas.

No me arrepiento de nada de lo que viví jamás. He sido afortunada por tener las más magníficas experiencias que toda persona debería vivir. 

He tenido unos padres amorosos, una familia unida en lo bueno y mucho mas en lo malo. Formé un hogar propio que fue feliz, unos hijos de los que me siento orgullosa y que son independientes y librepensadores. 

Volví a amar con los años de una forma intensa y verdadera y en ese camino también me caí varias veces, pero siempre he sabido levantarme,  al punto de que ya cuando caigo no toco el suelo, rápidamente recobro el equilibrio y sigo caminando. Sin golpe no hay lágrima.  No la hay, solo la convicción de cerrar una etapa que fue linda y de no ignorar que me están esperando para comenzar otra, quizás mas prometedora, mas dulce, a saber...
Esta es una semana de grandes cambios y todo sucede al final para bien. Se pierden personas en la senda, pero también se conocen a otras nuevas que sin ellas saberlo, nos aportan nuevas formas de comprender la vida y las relaciones y es que maduramos y somos conscientes de que no debiera haber tragedias ni dramas en las experiencias, porque solo son eso... experiencias. Aprendizajes de como afrontar las situaciones y saber colocar los problemas debajo del brazo y reírse sanamente de todo, porque tras la tormenta, siempre llega la calma.

No albergo arrepentimientos, ni rencores hacia nadie, al contrario, estoy agradecida por todo lo bueno que me han aportado las personas que se han cruzado a mi paso, a pesar de que algunos no fueran legales conmigo, pero como ya dije, hay quien pierde mucho mas de lo que imagina cuando hace daño a sabiendas. 
Seguiré  caminando un poco mas solitaria dentro de mi corazón, pero con ilusión,  porque aquí a mi vera se encuentran las personas que durante mis 52 años de vida, han demostrado que me quieren de verdad y eso es lo bueno de mi vida,  el amor correspondido, en equidad,  mutuo de mi entorno, personas sencillas y verdaderas que valoran el amor y la lealtad ante todo y en esa creencia me educaron a mi.
En pocos días retomaré esos estudios de los que tanto disfruto y me mezclareé en el bullicio de las aulas de nuevo,  que es donde me gusta estar. Extrañaré la compañía de mis perritos, eso si, porque son un poco míos  aunque ya estén lejos.
La vida sigue y yo, aquí arropada por  mi gente, mis amigos  y con mi eterna sonrisa, sin mas..., un privilegio que no todos pueden tener, gente que se preocupa y vela por ellos.
La vida sigue y yo estoy mas viva que nunca.


Ya perdoné errores casi imperdonables.

Traté de sustituir personas insustituibles y olvidar personas inolvidables.
Ya hice cosas por impulso.
Ya me decepcioné con personas cuando nunca pensé decepcionarme, mas también decepcioné a alguien. 
Ya abracé para proteger, ya me reí cuando no podía. 
Ya hice amigos eternos.
Ya amé y fui amado, pero también fui rechazado. 
Ya fui amado y no supe amar. 
Ya grite y salté de tanta felicidad, ya viví de amor e hice juramentos eternos, pero también “rompí la cara” muchas veces! 
Ya lloré escuchando música y viendo fotos, ya llamé sólo para escuchar una voz, ya me enamoré por una sonrisa. 
Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y……tuve miedo de perder a alguien especial (y terminé perdiéndolo)
! Pero sobreviví! Y todavía vivo! 
No pasó por la vida… y tú tampoco deberías sólo pasar… Vívela!!!
Bueno es ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivir con pasión, perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y LA VIDA ES MUCHO para ser insignificante.

                                                                                                                   Charlie Chaplin


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada