Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

lunes, 12 de agosto de 2013

Agur!

Es cierto,  el fuego se cansa,  se apaga, igual que la confianza y al final no hay mas camino que el de alejarse, el de desvincularse totalmente.  Tomar las riendas de lo pendiente y  cortar una cuerda que te atrapa y no te deja avanzar. Dar a la otra persona el trozo de cuerda que le corresponde, enteramente y hacer la maleta con nuestro pequeño trocito, cerrando todas las puertas que en otra ocasión el amor y la esperanza mantuvieron abiertas.  
Quiero dar las gracias a la buena "amiga anónima" que hace tres años me envió unos mensajes esclarecedores y este poema que no entendí en su momento por estar ciega y sorda, en ese tiempo   de mi solo fluian palabras de amor. Hoy tengo que hacer un esfuerzo para ahogarlas dentro del flujo sanguíneo de mi corazón y alejarme definitivamente. 
Nunca mas entrará en mi cultivo el perro del hortelano, que ni come ni deja comer. Hoy queda cerrada la verja de Gibraltar.  Agur!



Ocurre que también el fuego se cansa
y se apaga.
Y el amor acaba
el rescoldo, la espera,
el desencanto, la quimera,
un Fénix que no surge de sus cenizas 
un sueño que no se altera
que se desliza.
El desconsuelo
la indiferencia al tiempo
que ya no respira,
es tan solo un suelo que se pisa,
es el vaso vacío en el mostrador del bar.
Una lagrima olvidada,
irrelevante
que persiste en su deslizar,
ya sin fuerza, sin sentido,
una lágrima en un instante
que se transforma en soledad.
Es cuando la memoria se olvida
De lo que paso o podría haber pasado.
Sucede que, este año, va a hacer más frío que el año pasado.
Un frío de presente y de futuro
Un frío de desespero
para el que nada espera. 

-U.M-






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada