Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

miércoles, 17 de julio de 2013

Flores de cartoon



Tu viajas solo, igual que la Tierra, 
solo en una infinita hipérbole
de emociones vanas
artificiales, vacias y asépticas,
mañana, tarde y noche.
Ambos temerosos de permitir 
que os socaven la entraña de realidad
con miedo a que nada  ni nadie, 
pueda llegar a ser importante.
Importante  al punto de hacerte depender
de sus emociones, de sus decisiones.
Y así proyectas en los demás
todo lo que tu haces, todo lo que eres.
Has tejido un inmensa red de flores
flores con algún pétalo caido
entre acordes de desconocidos
y halagos de pechiglás.
Frases penosas y eróticas
donde no corresponde  expresar
a un hombre de verdad.
La intención aun mas triste,
pero la sensación de escandalizar
 te hacen subir el ego al punto
de olvidar todo aquel pasado
de exigencia, disciplina 
y desilusiones  familiares
que te marcaron sin duda para mal.
La excelencia no existe, ni la perfección
Pocos conocen de tus debilidades
y no consigues asimilar
que aun sabiendo de ellas te puedan amar
y así destruyes el mundo de caramelo 
que les construyes, una y otra vez,
no vaya a ser que dejes de controlar.
Te sumerges en tu mundo irreal de halagos falsos
de iconos bailarines, de méritos al viento, 
de amabilidades prostituidas a una flor.
La  vida no es eso, 
una corchea, un osito bailarín
La vida es un espejo que alguien pone en tu nariz, 
ese espejo que día a dia te habla 
de tus defectos, de tus virtudes
y que tu te niegas a oir.
El espejo de unos ojos, de sus enojos,
de quien te baja del podium
para que toques tierra
y te pide que te aceptes,
que dejes de culpar a los demás 
de tus carencias, 
que te quieras como te quieren a ti,
con mil virtudes entre lo humano,
tal como eres, pero real.
Y tu al final en ello solo ves ruidos
Y cierras fuertemente tus ojos con una venda
para evitar ver y oír los actos y palabras
de quien siempre va a tenderte su mano
pero nunca a coste de una codependencia.
Queda poco tiempo,
los lazos se romperán totalmente
y en tu nueva soledad
entre paredes blancas, vuelvas a recordar
como era tu mundo, tu mundo real,
tomado de la mano de quien nunca te soltaría
de no ser que tu se lo pidieras, 
esa mano que hoy se aleja.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada