Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

martes, 2 de julio de 2013

Codependencia



Por alguna razón en algún momento de nuestra vida asumimos que nuestra obligación o  deber  es  cuidar de los demás, que esa manera de actuar nos ennoblece y nos confiere nuestro principal valor como personas.  De ahí que podamos malgastar nuestra vida rescatando a las personas que nos rodean.
Rescatar consiste en hacer cosas por los demás que son perfectamente capaces de hacer por si mismos y que probablemente deberían estar haciendo.
Rescatamos cada vez que nos hacemos cargo de las responsabilidades de otras personas, de sus pensamientos, sentimientos,decisiones, conducta, crecimiento, bienestar, problemas o de su destino.
Stephen B. Karpman, en su teoría del triángulo dramático señala que terminamos rescatando víctimas, que no solo aceptan ser rescatadas, sino que refuerzan todas nuestras conductas y comportamientos rescatadores, al menos al principio.
La codependencia se puede considerar como cierta adicción a las personas que nos permiten que desempeñemos nuestro papel favorito. Tanto es así que pasamos a ser controlados por la necesidad de reafirmarnos con ese comportamiento.  Muchas veces la persona codependiente termina enamorándose o quedando estrechamente ligado  a una persona con algún transtorno compulsivo, lo cual termina por abocarle sin remedio a su destrucción emocional. Por ello es importante tomar medidas antes.
No se puede cambiar a las personas. Las personas cambian cuando están preparadas para hacerlo.
Cuidar y rescatar a los demás es una forma de escapar de nuestros problemas.
Lo mas duro es  dejar de comportarnos como codependientes, es necesario que en lugar de echarles  la culpa a los demás de lo que nos pasa, llevemos a  cabo una autocrítica cariñosa de nuestro comportamiento cotidiano, asumiendo nuestra parte de responsabilidad y tomar la determinación de ayudarnos a nosotros mismos.
Es un proceso lento, con muchas recaidas, porque no hay que olvidar que el comportamiento codependiente en un principio nos hace felices, nos crea la ilusión de que conseguimos algo. Poco a poco nos vamos sintiendo mucho mejor, mas equilibrados, mas fuertes.  Con esfuerzo y empeño se consiguen adquirir los nuevos recursos que nos ayudarán  a manejar el día a día de una manera mas racional, entendiendo el ritmo de la vida, el momento en el que estamos y en el que están los que nos rodean.
Progresivamente nos conseguiremos liberar de la carga que supone intentar cambiar y controlar a las personas que nos rodean o amamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada