Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

jueves, 20 de agosto de 2015

Alguien volvió a nombrarle





Estaba casi segura de tener el dichoso tema superado, pero hoy alguien volvió a nombrarle.

Fue una conversación sobre esas cicatrices que van cerrando en falso y que  siempre dejan una marca para recordarnos que existió una herida que causó mucho dolor.
Tarea dura es ponerse ante un espejo, sin ruido, sin distracciones y encontrarse frente a frente con una misma. 
La realidad volvía a hacerle tantas preguntas, esas que elude mientras barre  escondiendo sus sentimientos debajo de la alfombra.
De nuevo alguien puso ante si  ese espejo que la hace vulnerable y  al que tanto teme. 
Su sistema de defensa quedó en stand by y se atrevió a confesar lo que en realidad sentía,  porque  sabe que el sabe que  hay gestos en las comisuras de sus labios que son muy difíciles de esconder  y la delatan por mas que quiera disimular.
Hoy tras varios años de mejillas secas de lluvia y  de miradas extraviadas por encima del presente,  una lágrima volvió a rodar por su tez tibia por el recuerdo de lo que pudo haber sido y que se convirtió en una hecatombe de grandes dimensiones Una inversión emocional declarada en quiebra.
Hoy bajó por dos minutos la guardia y  se dio licencia para no ser esa persona aparentemente alegre y despreocupada que ha aprendido a proyectar, solamente para evitar que le pregunten sobre lo que quisiera poder olvidar por completo, pero hoy alguien volvió a nombrarle....
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada