Las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada

martes, 11 de agosto de 2015

Alguien nuevo en la recta de salida



Subió con rapidez la colina. La noche era clara, las luces del norte invadían el cosmos y la luna brillaba inmensa.
Su aliento flotaba en el aire frío y cansada se sentó en  un peñasco de la cima.
No era la primera vez que subía un monte de noche,  casi a oscuras, tropezando  por un lugar donde no había más iluminación que la que brindaba el cielo.
Lentamente sus latidos volvieron a la normalidad y el espectáculo celestial era tan impresionante que se tumbó en la hierba para contemplarlo en todo su esplendor.
Poco a poco sus recuerdos  fueron adueñándose de su mente y las estrellas fueron pasando a un segundo plano.
Salió corriendo de la casa huyendo de su propia  historia, esa que nuevamente veía reflejada en otra persona y tomo el camino más corto en mitad de la noche y el frío.
Los sentimientos son iguales en las mujeres enamoradas, creemos que ningún amor es más hermoso y firme que el nuestro   y cuando este termina necesitamos desahogarnos de alguna forma, unas hablan, otras escriben y otras, simplemente lloran. 
El ofuscamiento, el enfado, la lástima y más tarde la resignación ante lo que es incomprensible. Lo que sucede en unas horas, el no saber por qué algo perfecto debe terminar, no  entendiendo que había cambiado.
Y el proceso eterno sigue su curso y con el tiempo lo ininteligible  toma cuerpo y se resuelve.  Es la rueda que no tiene fin.
Otra mujer de nuevo vuelve a ver en otra su propia historia y así una y otra vez.  Un cadáver más abandonado en la cuneta de la vida.
El hito de un ser desesperado que cree saber que quiere pero al que nadie le satisface, solo  usa y tira en una búsqueda imposible.  Siempre falto de amor,  jugando con los destinos de todas ellas. Desorden y caos es su consigna.
Hay alguien  nuevo en la recta de salida de lo mágico, con un triste destino, escuchando de nuevo esta canción......



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada